Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMartes 3 de mayo de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Juan Pablo II, en la capilla de San Sebastían

Cesa Benedicto XVI a obispo promotor de curas casados y mujeres
Notimex
 
Periódico La Jornada
Martes 3 de mayo de 2011, p. 41

Ciudad del Vaticano, 2 de mayo. El papa Benedicto XVI cesó hoy en su puesto al obispo australiano de Toowoomba, William Morris, quien se declaró públicamente a favor de la ordenación de sacerdotes casados y de mujeres.

En un breve comunicado, la sala de prensa de la sede apostólica informó simplemente que el pontífice ha cesado del cuidado pastoral de la diócesis de Toowoomba (Australia) a William Morris y no ofreció mayores explicaciones.

El prelado cuenta con 67 años y, por tanto, aún le restaban ocho años antes de alcanzar la edad de jubilación obligatoria, establecida en 75 años por el Código de Derecho Canónico, (CIC) ley fundamental de la Iglesia católica.

Que el Papa remueva unilateralmente a un obispo es un hecho extraordinario.

Según la tradición cuando un pastor tiene algún problema El Vaticano le invita a presentar su renuncia anticipada por causas de fuerza mayor, contempladas también en el CIC.

Cuando se llega al extremo del despido significa que el representante eclesiástico involucrado se negó a presentar la renuncia.

Morris, el primer obispo de esa diócesis australiana creada en 2003, cinco años atrás había escrito una carta pastoral en la cual sostuvo que, ante la escasez de vocaciones sacerdotales, la Iglesia católica debería abrirse a todas las eventualidades.

En ese texto se mostró favorable a la ordenación sacerdotal de mujeres, de hombres casados, de la reintegración de los ex curas y de reconocer la validez de las celebraciones litúrgicas de los anglicanos y luteranos.

Ante esa situación el Vaticano envió al arzobispo de la ciudad estadunidense de Denver (Colorado), Charles Chaput, a realizar una investigación pormenorizada del caso.

Último rosario por Wojtyla

En tanto, 250 mil personas rindieron homenaje a los restos mortales de Juan Pablo II contenidos en un féretro de madera, ubicado en el altar mayor de la Basílica de San Pedro, informó hoy el Vaticano.

Según reportes de la Gendarmería Vaticana, esa cifra de peregrinos desfiló ante el cuerpo del beato durante 12 horas, a partir de las 13 horas locales del domingo (seis horas en México).

Los homenajes continuaron hasta las 17:30 horas (10:30 horas de México) de este lunes, cuando se rezó el último rosario ante las reliquias y, posteriormente, la basílica fue cerrada.

En ceremonia privada, con el templo vacío, el féretro fue trasladado a su morada definitiva: la capilla de San Sebastián, en la nave derecha de la Basílica de San Pedro y junto al espacio donde se encuentra La Piedad, de Miguel Ángel.

Hasta la Plaza de San Pedro llegaron decenas de mexicanos, que hicieron largas filas y esperaron hasta por tres horas para poder venerar al Papa peregrino.