Política
Ver día anteriorMartes 21 de junio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Wikileaks en La Jornada
Capos evitaban molestar al gran capital
Blanche Petrich
 
Periódico La Jornada
Martes 21 de junio de 2011, p. 3

Los capos de la droga que sometieron a patrones y trabajadores en la zona fronteriza tamaulipeca siempre supieron respetar al gran capital. Eso se desprende de un cable enviado por el cónsul Michael Barkin (09MATAMOROS188), en el que se reseña una comida que el diplomático celebró con la cúpula empresarial de la región. En ella se habló del imparable deterioro de la economía fronteriza y la creciente ansiedad de la sociedad frente a los síntomas de una debacle violenta que se veía venir.

El despacho está fechado el 22 de diciembre.

A la mesa se sentaron el entonces vicepresidente de la Canacintra, Roberto Capistrán; el presidente de Coparmex Matamoros, Alejandro Fernández Sandoval; el presidente de Canacintra Matamoros, Manuel García Garza; el presidente del Comité de Desarrollo Económico de Matamoros, Javier Huerta; el presidente de la Asociación de Maquiladoras de Matamoros Carlos Rubio, y una catedrática del Colegio de la Frontera Norte, Cirila Quintero. A juzgar por el relato del autor de cable, la reunión fue catártica.

Los comensales se lamentaron porque las inversiones habían huido de la región. Señalaron que la desaceleración económica les afectaba en sus negocios y que el dominio de Los Zetas en la ciudad –cártel que había diversificado sus actividades y ya no se dedicaba solamente a las drogas, sino también a la extorsión— era el mayor cataclismo que habían vivido.

Hablaron con franqueza de las cuotas de protección que los hombres de negocios y profesionistas pagaban a los delincuentes; de cómo sus trabajadores sufrían secuestros exprés. Muchas veces eran levantados incluso a las puertas de los parques industriales. Este problema era tan grave que aconsejaban a sus empleados abrir dos cuentas de banco separadas, una donde los patrones depositaran su salario y otra con una cantidad menor, donde pudieran disponer de “cash” en los cajeros automáticos para minimizar las pérdidas en caso de secuestro exprés. Confesaron que muchos de que los patrones de estas industrias se habían mudado a Brownsville, San Antonio, Houston y más allá. Platicaron incluso de sus miedos y su vida cotidiana.

Eso sí, Barkin anotó: Las víctimas de extorsión son principalmente individuos. Las empresas de la maquila, que en su mayoría son de capital estadunidense, no han sido molestadas. Es de suponer que los narcotraficantes no quieren atraer demasiado la atención de Estados Unidos.

Enlaces:

Esta nota con vínculos a los cables

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks