Mundo
Ver día anteriorMiércoles 17 de agosto de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Acusa la justicia de asesinato en Londres a un joven de 16 años

Estudia el gobierno británico imponer un toque de queda para prevenir disturbios
Dpa, Afp y The Independent
 
Periódico La Jornada
Miércoles 17 de agosto de 2011, p. 33

Londres, 16 de agosto. La ministra del Interior británica, Theresa May, consideró hoy la posibilidad de imponer un toque de queda, que contempla también una especie de arresto domiciliario a menores de 16 años, en el contexto de su estrategia contra el crimen tras los recientes disturbios en varias zonas de la capital y otras ciudades.

Bajo las leyes vigentes hasta ahora no hay posibilidad de decretar un toque de queda general en una zona determinada y está limitada la forma de hacerlo contra los jóvenes menores de 16 años. Son cambios sobre los que debemos hablar, dijo la ministra.

Mientras, un joven de 16 años fue acusado de asesinato en Londres como supuesto responsable de la muerte de Richard Bowes, de 68 años, quien fue golpeado cuando intentaba apagar las llamas de un contenedor en el barrio Ealing durante los disturbios.

La madre del joven fue acusada también de obstaculizar las investigaciones sobre el incidente.

Además, Jordan Blackshaw, de 20 años, y Perry Sutcliffe-Keenan, de 22, fueron condenados a cuatro años de prisión cada uno por haber incitado a los disturbios a través de Facebook.

Por su parte, la policía informó que evitó un ataque contra una sede de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en los recientes choques que vivió la capital, tras interceptar mensajes de teléfonos móviles BlackBerry y Twitter.

Fuimos capaces de reaccionar porque seguimos en tiempo real Twitter y BlackBerry, dijo Lynne Owens, una responsable policial, quien no dio precisiones sobre las instalaciones olímpicas que habrían estado en peligro.

A todo esto, el primer ministro David Cameron visitó por primera vez el barrio Tottenham, en el norte de Londres, donde comenzaron los disturbios hace casi dos semanas. El gobernante se reunió con 200 afectados que quedaron sin hogar debido a los saqueos o que fueron incendiados.