Política
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Pide el rector de la UNAM a la sociedad no ser simple espectadora de hechos de violencia

Otorga la Universidad de Quintana Roo doctorado honoris causa a José Narro
Foto
En la Universidad de Quintana Roo, el rector de la UNAM, José Narro, dijo que la ignorancia, el oscurantismo y la violencia se explican por la falta de educación. En la imagen lo acompañan el gobernador Roberto Borge y la titular de esa casa de estudios, Elina Coral CastillaFoto Notimex
Javier Chávez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. 16

Chetumal, QR, 9 de septiembre. La Universidad de Quintana Roo otorgó el doctorado honoris causa al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, quien en su cátedra magistral dijo que “es difícil no relacionar las cifras que nos muestran las complejas condiciones que atraviesan los jóvenes con la posibilidad de que ahí se ubique parte, quizá parte importante, de los problemas de delincuencia que afectan al país.

La falta de oportunidades los pone en una situación de riesgo ante los grandes recursos de la delincuencia organizada. Los jóvenes enfrentan ese riesgo, porque sin educación ni trabajo pueden encontrar la salida, aparentemente fácil, en las drogas o la delincuencia, expresó en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones, ante la comunidad universitaria y el gobernador del estado, Roberto Borge Angulo.

El rector lamentó que por falta de oportunidades 35 y 70 por ciento de jóvenes no concluyan su bachillerato y educación superior, respectivamente. Esa es una deuda social que hay que saldar, enfatizó.

Añadió: No hay duda de que los jóvenes constituyen la razón de ser de las labores universitarias. Tampoco de que nuestra juventud, en los difíciles días que corren en el país, requiere certidumbre de que la sociedad a la que pertenece le va a ofrecer opciones educativas, culturales y laborales para su superación personal y familiar, así como para su inserción en la vida productiva.

Es fácil decirlo: los jóvenes requieren esperanzas y expectativas sobre su futuro personal y social; lo complejo reside en transformar las ideas en parte de la realidad, añadió.

“No podemos perder la sensibilidad ante la gran cantidad de hechos violentos que han irrumpido e interrumpido la paz social. La sociedad no puede, no debe, resignarse a ser simple espectadora de las atrocidades y la falta de sentido humano. No debemos perder la capacidad de indignación. No podemos caer en la actitud cínica de considerar que mientras no me suceda a mí o a mi familia, lo demás no importa.

El compromiso de las universidades públicas debe fortalecerse en momentos como este, sobre todo cuando sabemos que los jóvenes están a ambos lados de la violencia.

Agradeció la distinción a José Luis Pech Várguez, quien impulsó la entrega de esta distinción.

El doctorado le fue entregado por su defensa ejemplar de la educación pública universitaria.