Opinión
Ver día anteriorMiércoles 14 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Astillero

El dulce cuento de la relección

Consolidar a los mismos

Utilizar lo ciudadano

Réquiem en Bellas Artes

Julio Hernández López
Foto
TRATO. El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) puso fin al plantón que tenía instalado en el Zócalo capitalino, tras llegar a algunos acuerdos con autoridades federales. En acto simbólico, Martín Esparza, líder del gremio (al micrófono), entregó la plaza al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo EbrardFoto María Meléndrez Parada
Q

ue no le digan, que no le cuenten: el señuelo de la relección legislativa consecutiva encubre pretensiones de consolidación de la clase política fallida que desea seguir (casi) ininterrumpidamente en curules y escaños bajo el risible pretexto de la profesionalización y aduciendo el sabidamente falso argumento de que, así, el poder de los ciudadanos podrá premiar o castigar a los presuntos representantes populares cumplidos o incumplidos, como si de verdad hubiera una democracia aceptable en México y como si en realidad el voto popular estuviese definiendo la conformación de los escaparates nacionales de poder.

Relección sin revocación, es decir, modernización a largo plazo que sostendrá en los cargos a las cúpulas actuales que de por sí se la pasan de trampolín en trampolín: hoy diputados, mañana senadores, luego diputados, y así hasta el fin de sus carreras útiles (con placenteras estaciones intermedias en cargos administrativos de toda índole). Engaño relectorero vestido con ropajes nobles: ¡hombre, así los señores legisladores se especializarían, se harían profesionales, vigorosos, estarían atentos a bien servir por temor a ya no continuar! ¡La dictadura de la curul y el escaño harán libre y próspero a este pueblo atrasado!

La misma trampa endulzada está en la propuesta de las candidaturas ciudadanas, que a fin de cuentas acabarán abriendo camino a las propuestas de los poderes fácticos, como las televisoras que ya tienen sus propias bancadas en San Lázaro y el Senado, o como los ríos de dinero que pueden ser utilizados por fuentes blancas o negras (aunque casi siempre buscan aparecer en grises) para imponer a sus personeros. Las candidaturas ciudadanas, tal como funciona hoy la política en México, darán oportunidad de competencia a ciudadanos valiosos sin partido, pero acabarán sirviendo para la victoria específica de personajes de la farándula, la apariencia o el protagonismo sin compromiso que, con su buscada inexperiencia política, aporten caras nuevas para trabajar en pro de los mismos intereses cupulares de siempre.

Sin embargo, se ha inflado una supuesta polémica nacional a cuenta de los términos de una microrreforma política a conveniencia de las propias elites legislativas y partidistas. Ayer, ese proceso estancado pareció avanzar rumbo a su aprobación plenaria luego de que la directiva de una comisión de diputados aprobó, entre irregularidades reglamentarias, retirar el punto espinoso de la relección de legisladores a escala federal (aunque se mantiene en los estados y el Distrito Federal, con lo que se corre el riesgo de fortalecer los cacicazgos locales cada vez más retadores) y dar paso a las mencionadas candidaturas ciudadanas, pero sin encuadrarlas en el artículo 41 de esa nueva reglamentación, sino en el 35, con lo que quedarían resquicios suficientes para su manipulación práctica.

Resultan llamativas la premura y la falta de cuidado jurídico y político de la junta directiva de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados al votar esa minuta sobre la minirreforma política en el ámbito de una junta directiva y a pesar de que el texto en cuestión debe ser abordado por comisiones legislativas unidas. Esa resolución precaria pareciera más un golpe mediático y político con la vista puesta en dar a conocer que las elites ya se pusieron de acuerdo en esos temas, aunque aún no asoman los términos de los acostumbrados cambalaches que aceitan tales arreglos. Un punto positivo de lo anunciado ayer está en la reducción de los porcentajes que serán necesarios para promover consultas ciudadanas o presentar iniciativas al Congreso. La discusión plenaria será el próximo 27. Desde anoche comenzó una campaña de presunto fervor ciudadano en favor de que se retome la tesis de la relección de legisladores. Que no le digan, que no le cuenten, por más que se disfracen de modernistas, demócratas o tuiteros.

Astillas

Hoy, a las 13:30, en el pórtico de Bellas Artes, diversos miembros de la comunidad musical mexicana ofrecerán un concierto gratuito en protesta ante la ola de violencia, corrupción, impunidad e indiferencia que cubre al país. Participarán grupos independientes, orquestas, coros y grandes solistas. Primero será interpretada la Misa de réquiem, de Mozart, en memoria de los más de 50 mil mexicanos fallecidos. Luego se dará lectura al manifiesto Por nuestro México. Y finalmente se escuchará el cuarto movimiento de la Novena sinfonía de Beethoven, con texto tomado de la Oda a la alegría, de Schiller...

Miguel Ángel Hidalgo Martínez, quien cursa un doctorado en estudios chinos en una universidad de Sydney, Australia, escribió en j.mp/omyVzW sobre la visita que iba a realizar a México el más conocido de los líderes de una de las corrientes del budismo. Su previsor texto se titula: Elba Esther Gordillo en el Tíbet: andanzas políticas del Dalai Lama. Hidalgo Martínez explicó a esta columna que su escrito versa sobre “la ‘lucha social’ del Dalai Lama por la reivindicación cultural del Tíbet frente al autoritarismo del gobierno de Pekín. La metáfora es exquisitamente exacta: el Dalai Lama se ha estado comportando como un ‘Elba Esther Gordillo’ del Tíbet durante los últimos años, de manera que su reunión con la lideresa del magisterio fue muy ilustrativa para retratar el espíritu de nuestros tiempos en los cuales la educación y la religión han estado al servicio de intereses fácticos”...

El precandidato puntero, Enrique Peña Nieto, recibió ayer en su residencia de la ciudad de México a diputados federales del estado de México y luego, para cena-cargada, a toda la bancada tricolor de San Lázaro...

Ya se acreditó formalmente Earl Anthony Wayne como embajador, con declaraciones bonitas a la prensa y profusión de buenos deseos, mientras la mayoría republicana en la cámara baja estadunidense propone, ante la violencia sin control que el narcotráfico imprime a México, que se pase de la fase blanda de la Iniciativa Mérida a planes más concretos de contrainsurgencia... ¡Hasta mañana!

Añadir un comentario