Economía
Ver día anteriorDomingo 9 de diciembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La reducción del déficit presupuestario debe incluir alza de impuestos a los ricos

Obama, dispuesto a evitar el abismo fiscal, pero pone condiciones a los republicanos

El presidente de EU quiere un plan que le dé un poco de lo que quieren a ambos lados

Foto
Esta foto de publicidad sin fecha, proporcionada por el Instituto Sundance, muestra una escena de la película 99%: The Occupy Wall Street Collaborative Film, incluida por EU en la competencia de documental para el Festival de cine de Sundance de 2013Foto Ap
Notimex y Reuters
 
Periódico La Jornada
Domingo 9 de diciembre de 2012, p. 25

Washington, 8 de diciembre. A tres semanas de que Estados Unidos caiga en el llamado abismo fiscal, el presidente Barack Obama se dijo dispuesto a encontrar formas de reducir los costos de salud y hacer recortes adicionales a los programas sociales del gobierno, pero afirmó que un plan para deducir el déficit presupuestario debe incluir necesariamente un alza de impuestos a los ricos.

Obama, acusado por el líder republicano en la Cámara de Representantes, John Boehner, de llevar a Estados Unidos hacia un abismo fiscal, dijo este sábado estar dispuesto a trabajar con los congresistas de la oposición en un plan integral para reducir el déficit presupuestario, pero dejo en claro que ese plan debe incluir un incremento en los gravámenes a la clase alta.

El mandatario reiteró el llamado al Congreso para extender el recorte de impuestos a los estadunidenses que ganen menos de 250 mil dólares anuales. En su mensaje sabatino, Obama señaló que la Cámara de Representantes debe seguir el ejemplo del Senado y aprobar la iniciativa que impediría que una familia típica pague 2 mil 200 dólares adicionales de impuestos a partir del primero de enero.

Aun los estadunidenses más ricos obtendrían el recorte de impuestos en los primeros 250 mil dólares de sus ingresos. Y las familias en todas partes disfrutarían de tranquilidad, indicó.

Obama está buscando alcanzar un acuerdo con los legisladores republicanos sobre cómo evitar que una combinación de fuertes subidas de impuestos y recortes en los gastos comience a regir a principios del próximo año, sumiendo a la mayor economía del mundo en una recesión.

Al respecto, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió en la víspera que el precipicio fiscal al que se dirige Estados Unidos amenaza su liderazgo en el mundo y puede tener un efecto de contagio, toda vez que la recuperación de la economía mundial es frágil, apuntó.

La Casa Blanca busca obtener ingresos adicionales por 1.6 mil millones de dólares en 10 años, así como 50 mil millones de dólares en estímulo económico por medio de un aumento de los impuestos a los estadunidenses de mayores ingresos.

Pero los republicanos de la Cámara de Representantes se oponene a obtener más ingresos sólo mediante la reducción de las deducciones fiscales y la limitación de exenciones.

Si la Casa Blanca y el gobierno no llegan a un acuerdo entrarán en vigor alzas de impuestos y recortes del gasto público por 600 mil millones de dólares en 2013.

El mandatario dijo que estaría dispuesto a encontrar formas de reducir los costos de salud y hacer recortes adicionales a los programas sociales del gobierno. Podemos y debemos hacer más que simplemente extender a la clase media los recortes de impuestos, dijo Obama. Estoy dispuesto a trabajar con los republicanos en un plan que impulse el crecimiento económico, cree empleos y reduzca nuestro déficit, un plan que le dé un poco de lo quieren a ambos lados, agregó.

En 2009 Obama había hecho un planteamiento similar pero cedió a las presiones de los republicanos. Ahora su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo que la administración Obama está dispuesta a caer al abismo fiscal a menos que los republicanos acepten el alza de impuestos.

Los planes de ambos partidos podrían recortar el déficit en más de 4 billones de dólares en los próximos 10 años, pero difieren en la forma de cómo llegar ahí.

Los republicanos se han opuesto a los aumentos de impuestos, que aseguran, dañaría a las pequeñas empresas y frenaría el crecimiento económico. En cambio, quieren recortes drásticos en el gasto de los programas de ayuda social, como el plan de salud para los ancianos Medicare, mientras que Obama busca recaudar más ingresos con aumentos de impuestos e impulsar el gasto para estimular la lenta economía.

Btn rs