Cultura
Ver día anteriorMartes 23 de abril de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Realizó el último recorrido en el sitio que está debajo del Templo de la Serpiente Emplumada

El robot Tláloc II-TC detecta tres cámaras en túnel de la zona de Teotihuacán

Mostró imágenes que superaron las expectativas, informa el arqueólogo Sergio Chávez Gómez

El lodo y el agua impidieron que el dispositivo inalámbrico bajara, explica a La Jornada

Foto
El robot Tláloc II-TC, dispositivo inalámbrico utilizado para explorar el último tramo del túnel que conduce al Templo de la Serpiente Emplumada en la Ciudadela del sitio prehispánico de TeotihuacánFoto Javier Salinas
Javier Salinas Cesáreo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 23 de abril de 2013, p. 5

Teotihuacán, Méx., 22 de abril.

Después de más de tres horas de recorrido, el robot Tláloc II-TC detectó este lunes, al menos tres cámaras de grandes dimensiones que se ubican debajo del Templo de la Serpiente Emplumada, en el complejo de la Ciudadela en la zona arqueológica de Teotihuacán.

Así lo explicó el arqueólogo Sergio Gómez Chávez, director del proyecto Tlalocan: camino bajo la tierra, quien dijo a La Jornada que el robot ingresó al túnel que conduce debajo del templo de Quetzalcóatl y captó imágenes que mostraron “no sólo una cámara, sino tres, con lo cual se superaron las expectativas, ya que se pudo dimensionar la existencia de las tres cámaras de aproximadamente 10 metros de diámetro, ubicadas justo al final del conducto prehispánico.

“La primera imagen generada por el escáner indica que están al final y casi al centro de la pirámide y muy bien trabajadas.

“El robot recorrió el último tramo –prosigue Gómez Chávez–, pero desgraciadamente con la gran cantidad de lodo y agua que hay en este lugar ya no pudo bajar”.

De hecho, el insecto que lleva el robot no pudo bajar y la cámara principal no pudo accionarse por la cantidad de lodo que hay dentro y aunque tuvimos algunos problemas con el equipo se observaron las condiciones de estabilidad del túnel, que era una de los principales expectativas.

Sin duda, subrayó, esta primera exploración fue un éxito y se recorrieron entre 25 y 30 metros del tramo final del túnel, con lo cual se podrá diseñar una estrategia para que los arqueólogos lleguemos a estas cámaras.

Observatorio cenital: astrónomo

Durante el inicio formal de los trabajos y las pruebas que conforman la quinta temporada de campo, Tláloc II-TC permitió conocer la configuración del túnel y, sobre todo, que existen tres cámaras, según lo mostró el escáner.

También, agregó, observamos que existen fuertes derrumbes, lo cual dificultó el recorrido del robot en ese tramo que lo llevó al final del conducto.

Después de esta serie de pruebas, explicó Gómez Chávez, vamos a iniciar la excavación, remover el sedimento y el relleno, lo cual será muy complicado.

Además, añadió el arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a la par serán exploradas las dos cámaras laterales Norte y Sur, que están ubicadas a una distancia 72 metros, las cuales ya se investigan.

En este hallazgo, dijo Gómez, fue muy gratificante la presencia de NgTze-Chuen, uno de los investigadores que colaboró en la construcción del robot que ingresó a la pirámide de Keops, en Egipto, quien quedó sorprendido de la capacidad de los ingenieros mexicanos.

El robot Tláloc II-TC fue diseñado por el ingeniero Hugo Armando Guerra Calva y tiene tres aparatos que lo diferencian del primero que se utilizó, el Tlaloque I.

Este nuevo dispositivo es inalámbrico y cuenta con extensiones o brazos para librar cualquier tipo de obstáculos. Son diferentes características, porque en un sólo robot están conjuntados tres mecanismos.

Por su parte, el astrónomo Daniel Flores –del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México–, manifestó que este descubrimiento es de suma importancia, debido a sus dimensiones y por ser una gran sorpresa, pues contiene un par de lóbulos como los que se ubican en el túnel ubicado debajo de la pirámide del Sol.

Este hallazgo, añadió, nos lleva a las primeras etapas del pensamiento teotihuacano, las cuales se han enriquecido con los resultados obtenidos por este proyecto que se desarrolla en la Ciudadela.

Desde el punto de vista de la astronomía, puntualizó, este túnel podría haber fungido como un observatorio cenital hace más de 2 mil años de antigüedad.

El túnel de Teotihuacán fue descubierto en 2003, cuando se formó una oquedad provocada por las lluvias, justo frente a la pirámide de la Serpiente Emplumada y fue hace dos años cuando los arqueólogos localizaron la entrada a más de 12 metros de profundidad.

(Con información de Ana Mónica Rodríguez)