Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 16 de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El plantón en rectoría, presión dañina, no pedido de ayuda, dijo horas antes de que lo levantaran

Responsabilizarse de excluidos no sólo es tarea de la UNAM: Narro

El esfuerzo para subir la matrícula se tradujo este año en más de 90 mil alumnos de nuevo ingreso, dijo

Foto
El rector de la UNAM, José Narro Robles (centro), durante la inauguración de la Feria de útiles escolares y cómputo UNAM 2013. Lo acompañan María Elisa Celis Barragán, Enrique Blap y Julio César Nieves PavónFoto Cristina Rodríguez
Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Viernes 16 de agosto de 2013, p. 33

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha hecho esfuerzos extraordinarios por incrementar su matrícula en los últimos 10 años. Sin embargo, a esta casa de estudios no le corresponde exclusivamente la labor de abrir mayores espacios para que los jóvenes se incorporen a las instituciones públicas de educación superior, subrayó el rector José Narro Robles.

Brindar opciones educativas a la juventud es el único camino para el país, pero nuestra universidad no puede, no va a hacerse cargo de una responsabilidad que no le toca. Lo que le corresponde lo cumple cabalmente, y además ha hecho lo posible, sin escatimar esfuerzo alguno, para ofrecer respuestas, agregó Narro durante la inauguración de la Feria de útiles escolares y cómputo UNAM 2013, efectuada ayer por la mañana.

Respecto al plantón instalado la noche del pasado martes en la explanada de rectoría por el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (Maes), y que fue levantado ayer por la tarde, señaló que se trató no de una solicitud de ayuda, sino de una medida de presión que afectó a la universidad.

Casi tres horas después de las declaraciones del rector, los integrantes del Maes retiraron el plantón –que habían dicho sería indefinido–, el cual, afirmaron, tuvo como objetivo demandar que se abrieran espacios para licenciatura. Los jóvenes tomaron esa decisión luego de que los funcionarios de la UNAM les propusieran dar alternativas que respondieran a sus expectativas.

Los planteamientos de la máxima casa de estudios del país se presentaron durante las negociaciones que los rechazados sostuvieron ayer en la sede de Banobras con representantes de la Secretaría de Educación Pública y de diversas universidades. Mientras quitaban las carpas y tiendas de campaña de la explanada de rectoría, Axel Meléndez, quien participaba en el plantón, indicó que se trasladarían a la dirección general del Instituto Politécnico Nacional (IPN) para exigir la apertura de espacios en esa institución y, en caso de no obtener respuesta favorable, analizar la posibilidad de instalarlo en esa sede.

El rector de la UNAM enfatizó que el esfuerzo, aunque insuficiente, hecho este año por la institución para ampliar la matrícula estudiantil se tradujo en más de 90 mil estudiantes de nuevo ingreso en bachillerato, licenciatura y posgrado, además de que durante la última década la matrícula en licenciatura creció en más de 60 mil espacios.

Más no podemos hacer, más incluso pone en riesgo muchas cosas, para todos, en la universidad.

Otro dato que destacó es que uno de cada dos alumnos universitarios recibe algún tipo de beca, ya sea financiada por los gobiernos de la ciudad de México o federal; por grupos de la universidad, como Fundación UNAM, o asociaciones de egresados, o por donantes específicos.

Por ello, advirtió que no es justo que con acciones como las realizadas por el Maes se afecte a la UNAM. Después del esfuerzo que hemos hecho, de los datos que podemos dar y la información que hemos entregado a la sociedad mexicana, estoy en absoluto desacuerdo con estas formas; el problema no lo puede resolver sólo la universidad.

Antes de levantar el plantón, los integrantes del Maes lamentaron la postura de cerrazón del rector, que se preocupa más por la imagen de la UNAM que por el futuro de miles de jóvenes. Citlali Hernández, integrante del movimiento, indicó que la institución y el resto de las universidades aún tienen capacidad para abrir más espacios.

No estamos aquí por gusto; no está padre dormir en el suelo ni aguantar el frío, la lluvia o el sol. Estamos aquí por la necesidad de conseguir un proyecto educativo, que es urgente para este país.

Con información de José Rivera