Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 16 de octubre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se estima que en 2030 habrá 12 millones de afectados

Mexicanos, susceptibles de padecer diabetes por factores géneticos
Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de octubre de 2013, p. 43

Obesidad y diabetes son graves amenazas a escala mundial y en México se suma que la población presenta factores genéticos que propician la aparición de esas enfermedades, dijeron especialistas.

Durante la mesa La diabetes y la obesidad ¿por qué son multifactoriales?, organizada por el capítulo nacional del Instituto Internacional de Ciencias de la vida, Martha Menjívar, académica de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que los mexicanos tienen genéticamente a una mayor acumulación de grasa en el cuerpo a diferencia de habitantes de otras culturas, lo cual nos hace susceptibles de presentar esos padecimientos.

Lo anterior es herencia genética de los primeros pobladores de este continente, hace 18 mil años, pues ante las condiciones de entonces (eran nómadas y pasaban por prolongados periodos antes de volver a probar alimentos) el organismo desarrolló un lento empleo de la glucosa y un almacenamiento de grasa como dos componentes para sobrevivir. Sin embargo, hace 6 mil años el ser humano se volvió sedentario, y esas características genéticas ahora nos están perjudicando.

La respuesta podría estar en la herencia de los pobladores originarios, pues el genoma de los mestizos mexicanos es 70 por ciento indígena, 25 por ciento caucásico y 5 por ciento africano.

En 2010, en México existían 6.8 millones de diabéticos, con lo que el país se ubicaba en el décimo sitio de las naciones con más prevalencia, que es encabezada por India, China y Estados Unidos con 50 millones, 43 millones y 26.8 millones de enfermos, respectivamente. Sin embargo, se estima que para 2030 el número de mexicanos con ese mal se elevará a casi 12 millones.

Guillermo Meléndez, de la Fundación Mexicana para la Salud, apuntó que otras investigaciones muestran que los recién nacidos que no reciben lactancia de su madre presentan el doble de riesgos de presentar obesidad.

Un niño que casi no consumió leche materna tiene prevalencia de 4.5 por ciento de presentar obesidad, mientras uno que la recibió hasta tener un año, la prevalencia es de 0.8 por ciento.

El estilo moderno de vida (sedentarismo, nula actividad física o práctica de algún deporte, estrés, contaminación, violencia, mala alimentación) es otro factor para la aparición de estas enfermedades, sostuvo Juan Manuel Huesca, investigador de la Comisión Nacional del Deporte.

María Eugenia Ramírez, de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM, indicó que en México los costos de atención por paciente con esta enfermedad se ubican en un rango de entre 700 y 3 mil 200 dólares anuales, equivalentes a entre 5 y 14 por ciento del gasto en salud destinado a la atención de la misma y sus complicaciones.