Política
Ver día anteriorSábado 7 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Comienzan profesores convención nacional que reúne a delegados de 22 estados

Inciertos, el rumbo y la viabilidad de la reforma educativa, señalan especialistas

Necesario que los trabajadores estén unidos para frenar los ajustes en áreas estratégicas: normalista

Foto
Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, durante la manifestación que efectuaron este viernes frente al SenadoFoto Guillermo Sologuren
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Sábado 7 de diciembre de 2013, p. 8

Frente a la resistencia de miles de maestros a aplicar la reforma educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto desde diciembre de 2012, su rumbo y viabilidad aún están por definirse, afirmaron maestros disidentes y especialistas.

Durante el inicio de la Convención Nacional de Trabajadores de la Educación que reúne a delegados de 22 estados, agregaron que, ante un cambio drástico entre las relaciones del Estado y los profesores, se generó una oposición efectiva que alcanzó triunfos.

Sin embargo, reconocieron que aún enfrenta retos como fortalecer la unidad de las bases y establecer vínculos con los sectores sociales que aún no se identifican con su lucha.

Convocados para analizar un plan estratégico a mediano y largo plazos que permita continuar las acciones contra las modificaciones de los artículos tercero y 73 constitucionales, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) señalaron que el llamado también es a alcanzar la democratización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y a que sea desconocido Juan Díaz de la Torre como dirigente del gremio.

Por un esquema de unidad entre trabajadores

En el auditorio del Sindicato Mexicano de Electricistas, al que acudieron representantes de Tamaulipas, Oaxaca, Sonora, Michoacán, Morelos, Quintana Roo, Chihuahua, Zacatecas, Campeche y Baja California, entre otros, Humberto Martínez Valenzuela, profesor normalista y sindicalista, destacó que sin la unidad de los trabajadores será difícil frenar las reformas estructurales en áreas estratégicas para la nación como educación, salud, empleo y energéticos.

“Una de la tareas pendientes es construir un verdadero esquema de unidad entre todos los trabajadores y no sólo los maestros, que obligue a sus dirigentes a impulsar la defensa de todos los sectores estratégicos.

“No podemos soslayar –dijo– que una tercera parte de lo que se destina a las escuelas públicas proviene de los recursos que genera el petróleo. Se trata de una lucha que debemos dar desde un nuevo sindicalismo que frene el corporativismo de los gremios que fomenta el gobierno federal.

Juan José Ortega Madrigal, dirigente de la sección 18 de Michoacán, destacó que acudimos para alcanzar mayor unidad en la acción y prepararnos para que en junio próximo demos una batalla fundamental contra la evaluación punitiva que se nos quiere imponer.

Sin embargo, enfatizó que el gobierno federal busca por todos los medios mantener viva la reforma. Y echa mano incluso de personajes que carecen de toda legitimidad como líderes ­magisteriales.

Consideró que el rescate de Díaz de la Torre costó al erario 5 mil millones de pesos para crearle un programa a modo que le permita renegociar créditos leoninos con miles de educadores, pero somos muchos más los que no vamos a caer en esa trampa.

Terreno incierto

Al respecto, Luis Hernández Navarro, experto en temas educativos y coordinador de la sección de Opinión de esta casa editorial, afirmó que 2013 será el año de la insurgencia magisterial, la cual logró cambiar el rumbo de la educación en México y dejar en un terreno incierto la aplicación de la reforma en el sector.

Destacó que con la modificación a los artículos tercero y 73 constitucionales, y la aprobación de leyes secundarias, se rompió de forma unilateral por parte del Estado el pacto que durante décadas hizo a los maestros estar entre los primeros servidores públicos de la nación y los deja en el desamparo y la zozobra laboral.

Con esta medida –agregó– el magisterio ha dejado de ser una profesión de Estado, para convertirse en un quehacer liberal donde los mentores serán tratados como individuos frente al Estado, por lo que estarán solos en la exigencia de sus derechos.

Por la tarde, los maestros disidentes se reunieron en tres mesas de trabajo para abordar temas como un balance de la jornada de lucha; impacto laboral, educativo y social de la reforma educativa; y la creación de un plan estratégico. Las conclusiones se darán a conocer este sábado durante la clausura del encuentro.

Añadir un comentario