Política
Ver día anteriorViernes 28 de febrero de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El propósito es reducir las presiones sobre los presupuestos de educación, señalan

OCDE y BID recomiendan determinar una negociación salarial única para maestros

El gobierno deberá mejorar el financiamiento al sector ante los bajos niveles de aprendizaje, dicen

Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Viernes 28 de febrero de 2014, p. 20

Debido a que en México el pago de personal educativo absorbe hasta 90 por ciento de la inversión pública en el sector, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recomendaron al gobierno mexicano establecer una negociación salarial única con el magisterio, a fin de reducir las presiones sobre los presupuestos de educación.

Las propuestas presentadas por los organismos multinacionales en estudios y proyecciones económicas para el actual sexenio, incluyen transparentar el uso de los recursos que se destinan a la educación, ante lo que considera un déficit en el aprendizaje de la población mexicana.

El anuncio de la Conferencia Nacional de Gobernadores sobre la firma de un convenio para eliminar la doble negociación con las dirigencias seccionales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a fin de no otorgar aumentos salariales adicionales a los acordados a escala nacional, se alinea dentro de las propuestas presentadas por la OCDE y el BID, que han considerado la doble negociación como un mecanismo para elevar los salarios de los docentes, sin herramientas de control y evaluación.

En la serie Estudios Económicos de la OCDE: México 2013 señala que si bien los estados son los empleadores de los docentes, su situación laboral y las condiciones de pago se deciden mediante un procedimiento de dos pasos. En un principio la negociación ocurre a escala federal, entre el poderoso sindicato de maestros, y el gobierno federal, que a menudo acuerdan grandes aumentos de sueldos anuales.

Y advierte que esa negociación nacional es seguida por un segundo proceso entre los gobiernos estatales y las representaciones sindicales, lo que permite otorgar aumentos salariales adicionales a los negociados a escala nacional.

A eso que se suma una aplicación del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB) que penaliza a los estados pobres frente a los más ricos, por lo que no permite disminuir las desigualdades en la educación. Ante ello recomienda la revisión de los criterios para su asignación.

Desafíos de la actual administración

Al respecto, un análisis del BID denominado México: retos para el sistema educativo 2012-2018, señala que entre los desafíos que se deberán atender en esta administración se incluye la mejora en el financiamiento del sector, ante el bajo aprendizaje en todos los niveles educativos, pues destaca que alcanzar las metas de acceso y mejoramiento de la calidad requerirán de mayor y mejor inversión y un nuevo marco de financiamiento.

Para lograr estas metas, el BID recomienda al gobierno federal la revisión de su marco de financiamiento, pero también hacer mejoras en la transparencia del gasto educativo, mantener la rectoría de la gestión del recurso docente, consolidar el federalismo educativo y la autogestión escolar.

Y subraya que la proporción del gasto educativo que se asigna al pago de maestros y personal administrativo es mucho más alta que la del promedio de los países de la OCDE, dejando poco espacio para la inversión, lo que incide en la calidad. De acuerdo con las cifras del BID, en México sólo se destina 3.1 por ciento del gasto educativo para inversión en otros rubros, frente a 8.7 por ciento de los países miembros de la Ocde.