Política
Ver día anteriorDomingo 30 de marzo de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Entrega de hidrocarburos
Antes de fin de año la IP entrará al sector energético

Peña debe dar resultados previo a comicios de 2018

La paraestatal buscará socios de riesgo compartido, dice la consultoría Mackenzie

Los próximos seis meses serán críticos para determinar el éxito de los cambios

Foto
Pemex se quedó corto en sus peticiones en la ronda cero, consideran especialistasFoto José Carlo González
Susana González G.
 
Periódico La Jornada
Domingo 30 de marzo de 2014, p. 2

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto tiene que entregar resultados tangibles antes de la elección presidencial de 2018 y se espera que siga comprometido con la reforma energética. Por ello, podremos ver las primeras oportunidades de entrada (de empresas privadas al sector energético) para el cuarto trimestre de 2014.

El pronóstico lo hace la consultoría Wood Mackenzie, considerada líder mundial en inteligencia comercial para las industrias de la energía, los metales y la minería, en un análisis fechado este mes sobre la ronda cero, como se conoce al proceso mediante el cual Petróleos Mexicanos (Pemex) quedó obligado por la reforma constitucional a solicitar a la Secretaría de Energía (Sener) las áreas de exploración y explotación que quiere conservar, pero que le serán concedidas si comprueba sus capacidades técnica, financiera y de ejecución.

Con esta revisión interna de su cartera a la que fue sometido Pemex, indica, se creará un nuevo panorama comercial del sector energético mexicano, porque abrirá sus activos a la inversión privada a través de contratos de lucro y de producción compartida y licencias.

La firma destaca que la paraestatal buscará socios de riesgo compartido para explotar ciertas áreas, como Chicontepec, a la que “se le redujo el presupuesto en 2014 y creemos que esto indica que Pemex está a la espera de asociarse con el fin de mejorar el rendimiento del campo.

La primera oportunidad de entrada para las empresas será la llamada ronda de las empresas mixtas, que puede ocurrir en el cuarto cuatrimestre de 2014...Existen varios proyectos en los que Pemex podría beneficiarse de la asociación con compañías que tengan experiencia en acontecimientos difíciles, como los descubrimientos en aguas profundas, los campos de Chicontepec y el petróleo extrapesado. Si bien reconoce que Pemex ha aprendido rápidamente cómo explorar las aguas ultraprofundas, señala que es conciente de los riesgos de desarrollar tales proyectos solo.

Pemex tiene que transferir toda la información que tiene sobre el subsuelo y sus datos de calidad a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, indica, pero luego con la concesión de licencias los datos de calidad tienen que ser puestos a disposición de los posibles licitadores con suficiente tiempo.

Agrega que renunciar a ciertos campos maduros, pero con bajo desarrollo –alrededor de 50 por ciento del total de sus campos sólo genera uno por ciento de su producción–, permitirá a Pemex liberar recursos financieros y técnicos para concentrarse en proyectos con resultados atractivos.

Si Pemex renuncia a esos campos, se podría crear un mercado como el colombiano, con campos más pequeños y las oportunidades podrían ser para numerosas empresas, capaces técnicamente y respaldadas por fondos de capital privado, indica la consultoría. Sin embargo, acota que como parte de la reforma energética hubo un acuerdo para no despedir a unos 150 mil empleados de Pemex, por lo que es posible que no abandonará esos campos a gran escala.

De cualquier manera, Wood Mackenzie insiste que la administración de Peña Nieto tiene todos los incentivos para obtener resultados de la reforma energética antes de las elecciones presidenciales de 2018.

Creemos que esto se toma en cuenta en los intentos del gobierno para ser lo más prágmático posible para atraer inversión a corto y mediano plazo, precisa la firma en el análisis El portafolio de Pemex después de la ronda cero: entrada de oportunidades a México, elaborado hace dos semanas.

No obstante, alerta sobre los riesgos que quedan por delante, como el establecimiento de condiciones fiscales adecuadas, la falta de disponibilidad de información del subsuelo y la posible ambigüedad con respecto al marco regulatorio. Todos estos temas tienen el potencial de retrasar el proceso de la reforma.

Los próximos seis meses serán críticos no sólo para que se determine el ritmo de la reforma energética, sino también su éxito en general, puntualiza.