Opinión
Ver día anteriorDomingo 12 de abril de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Bajo la Lupa

La fétida ley Korenfeld: la corrupta privatización del agua en México

Alfredo Jalife-Rahme
Foto
Reparto de agua con pipas en Iztapalapa; imagen de archivoFoto Yazmín Ortega Cortés
M

ás allá de la renuncia forzada por presunto peculado del polémico titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) David Korenfeld Federman –de quien aún no se exhuma la presunta corrupción como alcalde de Huixquilucan y su (dis) función de secretario de Agua y Obra Pública del estado de México, al mismo tiempo que fungía en forma desaseada como presidente del conglomerado privado Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS), que en su totalidad destilan insoportable olor a azufre–, la prensa de Israel, que suele ser feroz en asuntos de corrupción –que ha llevado a ser enjuiciados a un ex presidente y a dos ex primeros ministros (http://goo.gl/wJPKiF )–, denunció su tráfico de influencias y comisiones bajo la mesa con Natan Eshel, ex jefe de gabinete del primer ministro Netanyahu, quien es íntimo de Sara (la esposa de Bibi) y fue defenestrado por voyeurismo (http://goo.gl/wUgt0g ).

El portal israelí Globes, especializado en noticias de negocios de Israel, titula que el ayudante (sic) de Netanyahu se volvió rico (¡supersic!) con el arreglo de Mekorot-Mexico (nota: con Conagua; http://goo.gl/QAWZ5N).

Mekorot es la controvertida empresa estatal (¡supersic!) de agua de Israel, que fue expulsada de Argentina por su apartheid (discriminación racista) contra 4.5 millones de palestinos miserables y sedientos a quienes hurta su agua (Gaza: 1.8 millones, y Cisjordania: 2.7 millones).

Llama la atención que el agua de México manejada por Conagua –donde han abundado escándalos por su celestial transporte material y espiritual– sea motivo del proyecto de privatización para beneficiar a Mekorot, empresa estatal (sic) de Israel.

Según Globes, Natan Eshel puede amontonar (¡supersic!) millones de shekels (nota: divisa israelí) en un arreglo masivo que medió (sic) con Conagua para la estatal Mekorot con el fin de purificar las fuentes contaminadas de agua por una cantidad multimillonaria.

Natan Eshel, ex jefe de gabinete del premier israelí Netanyahu, intercedió entre Mekorot y Conagua, encabezada por su director general David Korenfeld Federman. Las comisiones usuales (sic) en este tipo (sic) de arreglos son de entre 5 y 8 por ciento del total (¡supersic!). ¿Quién se llevó qué bajo la mesa?

Globes enuncia que Mekorot arrancó un acuerdo considerado histórico (¡supersic!), durante la visita del presidente Shimon Peres a México en noviembre de 2013: su director, otro Shimon, Ben-Hamo, y Korenfeld Federman firmaron el acuerdo. ¡La inexistente seguridad nacional de México en manos de Israel, que no permite lo mismo en su propio suelo!

¿Alguien en el Poder Ejecutivo o en el emasculado Poder Legislativo de México indagará, y castigará en su caso, el multimillonario monto ilegal de comisiones bajo la mesa por mediación? En México tal mediación entre Korenfeld y el gobierno de Israel se conoce como vulgar coyotaje.

¿El coyotaje de Korenfeld con el ex jefe de gabinete de Netanyahu sustituye las diáfanas licitaciones públicas?

¿Quién escudriñará las cuentas de David Korenfeld Federman en la banca de Israel, si es que las tuviere, y que, por cierto, no es muy higiénica en sus tratativas globales (http://goo.gl/isHdMp )?

¿Se atreverá Alberto Bazbaz Sacal –previamente enlodado por el affaire Paulette e inmiscuido en crapulosas comisiones en la cadavérica Ficrea–, hoy jefe de la Unidad de Inteligencia (sic) Financiera de la controvertida Secretaría de Hacienda (enfrascada en varios escándalos: desde una casa lujosa en Malinalco hasta el nepotismo en Condusef), a exhumar los movimientos bancarios en Israel entre el ex jefe de gabinete de Netanyahu y el repudiado Korenfeld, su amigo de la infancia, según notas periodísticas?

La ingeniera ambiental especialista en geohidráulica Alessia Kachadourian (@alessiusk ) considera en un tuit que el mayor acto de corrupción de Korenfeld y México es la iniciativa de Ley General de Aguas (LGA).

¿Puede privatizar el agua de México una entidad tan mefítica como Conagua, de cuya putrefacción no se salva el PAN en las etapas aciagas de Fox y Calderón?

Otro tuit, del Senado (¡supersic!), afirma que la LGA beneficiará sólo a las trasnacionales (http://goo.gl/W9XpRv ). So what?

La pestilente ley Korenfeld, alumbrada por la corrupción que ha levantado el clamor de repudio ciudadano, ha sido denunciada por diversas ONG porque busca repetir en el país el modelo Edomex que privatiza el agua (http://goo.gl/e2Eerl ).

En una reciente conferencia que impartí en la Casa de la Cultura Las Vírgenes, de Ciudad Nezahualcóyotl, que será víctima segura de la disruptiva cuan corrupta ley Korenfeld (http://goo.gl/8syyWW ), expuse algunos puntos nodales que dispararán su precio, entre otras hazañas y sañas contra la población.

La LGA –la pestilente ley Korenfeld, por ser su padre putativo– comporta aspectos medievales muy primitivos y anticientíficos, con una aplicación fascista de “ apartheid neoliberal” muy preocupante para la salud democrática. ¡Equivalente metafórico a una ley hidráulica de pernada mezclada de señoreaje trasnacional neoliberal por el uso del agua de los ciudadanos autóctonos!

¿Cómo puede el disfuncional Congreso siquiera admitir a estudio una ley tan medieval, racista (dupla Mekorot/Korenfeld), clasista (antindígena), fascista y anticientífica?

Los discriminados 4.5 millones de palestinos en Israel por el apartheid de Mekorot serían ahora el equivalente a la mayoría de miserables mexicanos relegados por los precios inalcanzables para el promedio del ingreso nacional, no se diga quienes viven en asentamientos irregulares. Esta situación conmocionó a mi audiencia en Ciudad Nezahualcóyotl, que con Chalco e Ixtapaluca, grandes asentamientos hoy urbanizados del estado de México, exhiben sus improntas irregulares.

En forma kafkiana, la fétida ley Korenfeld llega hasta criminalizar la investigación académica, como demuestra –entre otros puntos que erizan los cabellos en una sociedad libre, transparente y democrática– la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad: El artículo 267 (fracción XXVI) faculta a Conagua a sancionar hasta con 50 mil días de salario mínimo a todo aquel que realice estudios, monitoreo y remediación de las aguas como bienes nacionales sin contar con un permiso expedido por ellos. Esto implica que ningún universitario o persona podrá generar conocimiento alternativo (sic) al oficial (sic) sin su consentimiento (http://goo.gl/Rgdq4v ). ¡Superuf!

En forma demencial, la ley Korenfeld reduce al mínimo el derecho humano a 50 litros por persona al día y pretende cobrar hasta el agua captada por las lluvias (¡extrasupersic!), lo cual llevó a una revuelta ciudadana en Bolivia. ¡Cuidado!

Mediante la fétida ley Korenfeld, los privatizadores medievales a ultranza del México neoliberal itamita juegan con fuego: colocan en ley seca a la mayoría de los hambrientos y próximamente sedientos mexicanos con el fin exclusivo de beneficiar a la plutocracia local –ANEAS de Edomex y anexos– y a las trasnacionales, lo cual incluye el prioritario suministro hidráulico sin contemplaciones para el tóxico, sísmico y cancerígeno fracking.

www.alfredojalife.com

@AlfredoJalifeR_

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037