Cultura
Ver día anteriorJueves 17 de septiembre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sandra Calvo mostró su trabajo en la reciente Bienal de La Habana

Rinden tributo a la destreza de los cubanos para tener vivienda digna
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Jueves 17 de septiembre de 2015, p. 8

El trabajo más reciente de la mexicana Sandra Calvo, Trópico entrópico: multiplicación del paisaje interior, lo llevó a la edición 12 de la Bienal de La Habana: entre la idea y la experiencia.

Mediante una intervención escultórica y cinematográfica muestra las estrategias de habitabilidad que derivan de espacios urbanos en tensión, donde se enfrenta la apropiación espontánea a lo urbanísticamente planeado, la potencialidad de los espacios residuales a las limitaciones legales y económicas, la reconstrucción y revaloración de la ruina a las posibilidades reales de vivienda digna.

La obra de carácter social y antropológico es resultado de la inmersión de Calvo en la cotidianidad de los asentamientos informales y la arquitectura sin arquitectos de los habitantes de las ciudadelas de La Habana vieja.

El proyecto, que se exhibió en la Casa de la Obra Pía de mayo a junio pasados, es una investigación arquitectónica e histórica sobre el devenir de esa urbe.

Mediante videos, audios, croquis, instalaciones y estructuras la creadora comparte la historia de personas que luchan por mantener los lugares donde viven y evitar su derrumbe, así como ampliar o reorganizar –en la medida de sus posibilidades– sus reducidos espacios de vivienda.

Energía autogestiva

Para el curador Pedro Ortiz-Antoranz, la obra de Calvo hizo eco de las contradicciones, esperanzas y decepciones, de los sucesivos auges y declives de edificios, barrios y ciudades.

Los proyectos de Sandra Calvo participan de la energía autogestiva de las comunidades con que trabaja, comparte su independencia e iniciativa. La artista produce y sustenta sus proyectos, la factura de los mismos y el presupuesto de las obras que realiza están en negociación con las condiciones económicas del lugar y la gente que lo habita, expresó.

Foto
Aspecto de una casa y escalera en arco de punta de La Habana vieja, de la instalación Trópico entrópico: multiplicación del paisaje interior, en cartón corrugado, que Sandra Calvo exhibió en la Casa de la Obra Pía, en la capital cubanaFoto cortesía de la artista

Así, Calvo rinde homenaje a la destreza y la inventiva que nacen de las economías frágiles, a las habilidades para reciclar, ampliar, reparar, modificar lo que para otros son desechos, estructuras o espacios desahuciados; con materiales de demoliciones de otras ciudadelas o elementos no pensados para la arquitectura doméstica como el mástil de un barco.

Trabajó con habitantes de siete ciudadelas de La Habana vieja, que fueron antiguas casonas, palacetes y mansiones construidos por la clase dominante en el periodo colonial. Las casas fueron abandonadas desde finales del siglo XIX, las ciudadelas fueron adaptándose y subdividiéndose para dar acomodo a nuevas familias que, a su vez, prosiguieron con la subdivisión interna y la ampliación de las primeras viviendas delimitadas sobre la arquitectura original.

En planos, fichas técnicas y fotografías contrasta el estado inicial de las casonas con las ciudadelas actuales y anota cómo y porqué de las modificaciones; añade testimonios, anécdotas e historia vecinal.

Como parte de Trópico entrópico..., Calvo creó réplicas de cartón corrugado a escala 1:1 de un cuarto, una cocina, una escalera, un puente, una barbacoa (tapanco para ganar espacio hacia arriba) y reafirmó la idea de una arquitectura duplicada; recompone la imagen de la realidad, acentuando así la naturaleza equívoca de los límites y, por tanto, la relación ambigua entre arte y realidad.