Mundo
Ver día anteriorSábado 5 de diciembre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Turcos, kurdos y sauditas buscarán la unidad árabe

Opositores al presidente Assad se reunirán este mes en Riad
Robert Fisk
 
Periódico La Jornada
Sábado 5 de diciembre de 2015, p. 26

Todos los opositores al presidente Bashar al Assad de Siria serán invitados a Riad este mes, con una significativa excepción: una delegación del llamado Estado Islámico.

Por lo menos 65 figuras de la oposición, en palabras de la prensa saudita, controlada por el Estado, se encargarán supuestamente de lograr lo imposible –la unidad árabe–, a tiempo para la nueva ronda de pláticas multinacionales sobre Siria. Pero es probable que todo el tinglado resulte tan engañoso como los 70 mil combatientes moderados de David Cameron.

Habrá, se nos asegura, representantes de la oposición armada. Pero, ¿quiénes son? ¿Estará representado el nuevo grupo decapitador y sectario de Al Qaeda, Jabhat al Nusra, financiado por fuentes en Qatar, que pasa por ser la nueva facción moderada? Y luego está el virtualmente inexistente Ejército Sirio Libre, que de seguro estará dispuesto a volar a Riad, aunque sólo sea para probar que existe.

¿Estarán los kurdos? Los turcos, que gastan más tiempo en bombardearlos a ellos que a cualquier otro grupo, no lo aprobarían. Los iraníes ya han expresado su enojo, gruñendo que la conferencia saudita causará el fracaso de las pláticas internacionales en Viena. El secretario de Estado John Kerry, desde luego, ha dado su aprobación; ¿por qué habría de oponerse Washington a una iniciativa de su moderado aliado árabe? Sin embargo, como bien saben ahora los parlamentarios británicos, todo depende de lo que se entienda por moderado.

Y los pobres alemanes, que ahora están comprometiendo mil 200 soldados, una fragata y aviones de reconocimiento en la guerra siria –en una función estrictamente no combativa, por supuesto–, soplaban y resoplaban este viernes que Arabia Saudita es un socio clave en la resolución del conflicto regional. Afirmación necesaria, aunque incongruente, después de que el servicio de inteligencia extranjera alemán (el BND) criticó al ministro saudita de defensa, el príncipe heredero sustituto Mohammed bin Salman, por su sangrienta intervención en la guerra yemení.

Una impulsiva política de intervención fue como el BND caracterizó el bombardeo de rebeldes hutíes ordenado por el joven príncipe, sugiriendo que éste y su padre –el nuevo rey Salman– querían presentarse como líderes del mundo árabe. El trabajo de la agencia alemana, anunció un vocero del Ministerio del Exterior, era proporcionar información que requiere el gobierno y no dar información a periodistas. Todo lo cual sugiere que la evaluación del BND de Arabia Saudita era perfectamente exacta, sólo que no se entregó al grupo correcto de alemanes.

Y así llegamos al Isis. Desde su tradición wahabita de sectarismo y brutalidad, es la misma fe wahabita la que yace en el fundamento de la versión saudita de la religión sunita, y como gran parte del financiamiento del culto viene de Arabia Saudita, tenemos que preguntar quién representará su punto de vista purista y violento en la conferencia de Riad.

Porque sin duda son opositores más fieros al régimen de Assad que cualquiera de los grupos que se aparecerán en Riad. Su propensión a cortar cabezas no es impedimento para asistir, entre otras cosas porque Nusra, que sin duda tendrá alguien allí, también tiene el hábito de rebanar gargantas.

Tomando todo en cuenta, esta será una conferencia de lo más interesante. Se supone que asistirán 20 miembros de la fraccionada coalición siria, junto con siete del interior de Siria. La Coalición Nacional Siria dice que líderes empresariales y figuras religiosas también estarán en Riad. El embajador de Arabia Saudita, Abdullah al Mouallimi, insiste en que la conferencia incluirá todas las facciones de la oposición. Sin duda eso significa todas, menos las que Arabia Saudita tendría vergüenza de reconocer.

Los chicos de Isis, si los invitan, podrían visitar el nuevo museo que se construye en Riad, en honor al fundador de la fe wahabita en la que ellos creen con tanto fervor.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya