Mundo
Ver día anteriorSábado 19 de marzo de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Asegura que su campaña y revolución política continuarán hasta la convención del partido

Promete el precandidato demócrata Bernie Sanders una reforma migratoria integral

El sheriff Arpaio labora de manera incivilizada, afirma el también senador estadunidense

David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 19 de marzo de 2016, p. 23

Nueva York.

El precandidato demócrata Bernie Sanders denunció ayer al mayor símbolo antimigrante del país, prometió una reforma migratoria integral y aseguró que su campaña y revolución política continuarán hasta la convención nacional de su partido.

En un multitudinario mitin en Arizona el jueves pasado, Sanders calificó al sheriff Joe Arpaio, del condado de Maricopa, en ese estado –tal vez el símbolo antimigrante más destacado del país–, de “bully antiamericano” que ejerce su trabajo de manera incivilizada.

Afirmó que si es electo presidente, vamos a promulgar una reforma migratoria integral, con una ruta hacia la ciudadanía, quiera o no el señor Arpaio. Agregó: “Es fácil que bullies como Arpaio hostiguen a gente sin poder, pero si soy electo presidente, el mandatario de Estados Unidos sí tiene poder. Aguas, Joe”, declaró entre el júbilo y ovaciones de su público en un hotel-casino del pueblo indígena navajo en Flagstaff.

Sanders fue presentado por la joven activista por los derechos de los migrantes Katherine Figueroa Bueno, quien cuando tenía nueve años vio por televisión cómo fueron detenidos sus padres por las fuerzas de Arpaio. Expresó que ella era una de millones de jóvenes que han sido dejados atrás por esas políticas de detención y deportación de padres, y declaró: Quiero que se ponga fin a todas las deportaciones, y por eso necesitamos que Bernie Sanders sea nuestro presidente.

Por estar en tierras indígenas, llamó a poner fin a la injusticia sistémica contra esos pueblos de Estados Unidos y recordó que éstos están entre los sectores más pobres. A los pueblos nativos estadunidenses se les ha mentido, han sido engañados y los tratados negociados han sido violados. Le debemos mucho al pueblo nativo, declaró.

Sanders, después de ser derrotado por Hillary Clinton en los cinco estados en juego el martes pasado, reiteró que no tiene ninguna intención de retirarse de la contienda, ante lo que analistas señalan es un concurso cada vez más difícil para que el senador de Vermont logre conquistar la nominación como candidato de ese partido.

Sin embargo, todos aceptan que aunque es poco probable tampoco es imposible que el autoproclamado socialista democrático triunfe al final.

Sus simpatizantes y analistas independientes sostienen que la contienda ha llegado sólo a su punto medio. En la competencia demócrata por la nominación se han realizado hasta la fecha elecciones en 24 estados y faltan 26, antes de que el proceso culmine en la convención de julio.

Más aún: un estratega que asesora a coordinadores de la campaña de Sanders comentó a La Jornada: Él es mejor candidato, con mejor mensaje y una base de apoyo más entusiasta que la de Clinton, lo cual se ha comprobado con el paso del tiempo. Además, varios de los próximos estados son más favorables para él.

La diferencia más notable entre los dos precandidatos es el nivel de entusiasmo de las bases. Clinton sigue batallando en su esfuerzo por encender las filas demócratas, mientras los actos de Sanders destacan por expresiones extraordinarias de apoyo, sobre todo entre los jóvenes. Sanders continúa rompiendo récords en el número de contribuciones de fondos a su campaña, lo cual le asegura tener los recursos para seguir hasta el final.

Ante ello, algunas partes de la cúpula demócrata están enviando mensajes de que tal vez es hora de promover la unidad en torno de la favorecida Clinton para enfocarse en el desafío de enfrentar a Donald Trump y a los republicanos en la elección general. Esta semana el New York Times reportó que el propio Barack Obama comentó en privado a un grupo de donantes demócratas que Sanders estaba por llegar a un punto en el que no podría alcanzar a Clinton y era hora de unificar el apoyo para ella.

Sanders no respondió directamente a los comentarios del mandatario, pero afirmó en una entrevista con MSNBC que sólo la mitad de las contiendas electorales del partido se han realizado y, por tanto, creo que es absurdo para que cualquiera sugiera que esa gente no tiene el derecho de depositar un voto.