Política
Ver día anteriorJueves 26 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es el peor de la OCDE, según Transparencia Internacional

México retrocedió 28 lugares en un índice de percepción de corrupción
Alonso Urrutia
 
Periódico La Jornada
Jueves 26 de enero de 2017, p. 16

Durante 2016, año en que proliferaron denuncias de actos de corrupción en los gobiernos de Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua y Sonora, el país registró un retroceso en el Índice de Percepción de la Corrupción, que anualmente da a conocer Transparencia Internacional, ubicándose ahora en el sitio 123. Con ello, según el reporte, sólo está por arriba de Nicaragua, Haití y Venezuela en el continente y es el peor de las 35 naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

En la ponderación sobre las causas que precipitaron que México retrocediera 28 lugares en el índice de Transparencia Internacional, Guillermo Ávila, de la organización Fundar, advierte que las razones van mucho más allá de las denuncias públicas sobre la corrupción en los gobiernos estatales y de los escándalos del ex mandatario de Veracruz, ahora prófugo, Javier Duarte, pues incluyen la arraigada corrupción que prevalece en el país en sus diversos niveles.

En el año que finalmente se pudo concluir con el diseño legal del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, se registra el mayor retroceso a escala internacional. México obtuvo una calificación de 30 puntos sobre 100, con un retroceso de 5 puntos en tan sólo un año. Si bien México se había mantenido con malas calificaciones en años recientes, al menos su comportamiento era estable y se movía dos puntos.

Sin embargo, advierte Ávila, lo preocupante es que en esta ocasión el retroceso fue de 5 puntos en la clasificación y 28 lugares entre las 172 naciones evaluadas por Transparencia Internacional, lo que habla de la gravedad del problema de la corrupción en México.

No basta, dijo, con la aprobación de nuevas legislaciones o bien de la reestructuración de instituciones, sino que se requiere incidir en las prácticas gubernamentales para reducir los niveles de corrupción y la percepción social que la población tiene al respecto, concluyó.