Política
Ver día anteriorViernes 14 de julio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Fue confinado en el centro de reclusión Las Agujas

Indemniza el INM a un australiano detenido injustamente hace ocho años
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Viernes 14 de julio de 2017, p. 5

El Instituto Nacional de Migración (INM) notificó el pasado miércoles que dio cumplimiento a una sentencia del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) para indemnizar económicamente al australiano Stephen Compton, quien fue privado de su libertad hace ocho años en el centro de detención para migrantes Las Agujas, de la Ciudad de México.

La organización civil Sin Fronteras subrayó que el cumplimiento de la sentencia por parte del INM es un ‘‘hecho histórico’’, puesto que es la primera vez que dicho organismo se ve obligado a pagar monetariamente una reparación de daño por actividad administrativa irregular.

Además de lo anterior, el instituto reconoció que la detención migratoria es arbitraria y debe hacerse únicamente en los casos que sea ‘‘necesaria, proporcional e idónea’’.

En ese sentido, Sin Fronteras pidió que no se reduzca el conflicto a un simple tema monetario y de salud mental de una persona, sino se haga énfasis en la necesidad del cumplimiento total de la sentencia para visibilizar los esfuerzos del TFJA de proteger a las personas extranjeras y garantizar que disfruten de todos sus derechos nacionales e internacionales.

De igual forma, el colectivo recordó que el INM no ha cumplido con su obligación de publicar en el Diario Oficial de la Federación un extracto de la sentencia, en la cual se determinó que todas las autoridades están obligadas a respetar y proteger los derechos humanos.

En el mismo fallo se estableció que nadie puede ser privado de libertad sino mediante juicio seguido ante los tribunales, y que el alojamiento en la estación migratoria ‘‘sin duda alguna consiste en una privación temporal de la libertad’’.

El australiano Stephen Compton estuvo privado de su libertad por casi cuatro meses, desde el 26 de noviembre de 2009 hasta el 24 de marzo de 2010, en medio de actos discriminatorios por su orientación sexual, a pesar de que se encontraba dentro de los supuestos para regularizar su situación migratoria. Por tal razón, fue la primera persona en demandar al INM por reparación del daño.