Cultura
Ver día anteriorMiércoles 29 de noviembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La Caniem presenta balance del año pasado

La industria editorial se contrajo 5.6% en 2016 a tasa anual

Demanda incluir las librerías en gravamen cero

Juan Carlos García Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 29 de noviembre de 2017, p. 5

Guadalajara, Jal.

Una contracción de 5.2 por ciento sufrió la industria editorial mexicana en 2016, en comparación con un año atrás, informó Carlos Anaya Rosique, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), quien señaló que se entregó una propuesta a los diputados para que en la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro se extienda a las librerías –apenas unas mil 200 en todo el país– el régimen del IVA de la industria editorial, es decir, que pasen de la categoría de exento a tasa cero.

Los costos de operación de una librería son muy altos pues, como empresa en régimen exento, el IVA es considerado un costo al no lograr su recuperación, lo que reduce el margen costo-venta e impide la reinversión, que generaría beneficios como mayor acercamiento al público consumidor, creación de empleos y mejora en los niveles de adquisición de la producción editorial, explicó Anaya.

Indicadores

Al presentar ayer en el contexto de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara un balance y los principales indicadores del sector privado, la Caniem informó que en 2016 los editores particulares registraron una producción de 137 millones 638 mil 636 ejemplares, de los cuales 42.5 millones se destinaron a los programas de textos gratuitos para secundaria, el programa nacional de inglés y bibliotecas escolares.

En tanto, la publicación de libros para enseñanza básica alcanzó 140 millones de ejemplares, lo que suma 277 millones en total durante 2016, si bien en ambos casos se editaron menos volúmenes en relación con 2015, que en números redondos acumuló 30 millones de ejemplares menos.

También se redujo la producción de títulos en 6.4 por ciento, tanto en novedades (5.3 por ciento) como en reimpresiones y rediciones (6.7 menos), si bien se aclaró que se produjeron 2.2 millones de unidades más en novedades, es decir, 5.7 por ciento más que en 2015.

Anaya aseveró que uno de los datos más alarmantes es que mientras aumentaron los costos de producción (3.5 por ciento), con un total de 2 mil 857 millones de pesos, la venta de ejemplares disminuyó y sólo se colocaron 137.4 millones de libros, la cifra más baja en los recientes cinco años, y en comparación con 2015, se redujo en 6.3 por ciento.

Uno de los pocos sectores cuya producción creció fue la del libro digital, que aumentó 24 por ciento; si bien, en comparación con la emisión de libros en papel apenas representa 1.2 por ciento del total de ventas.

La Caniem estima que en 2017 habrá un incremento de 0.7 por ciento en la producción, con alzas modestas en todos los rubros, con excepción de los libros religiosos.