Cultura
Ver día anteriorMiércoles 6 de diciembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

El también periodista, encarnación del espíritu francés, definió el presidente Emmanuel Macron

Murió el escritor Jean d’Ormesson

Lo bueno fue la vida sin más; me gustó mucho este breve paso por nuestro mundo, decía

Foto
Jean d’Ormesson, sobre estas líneas, integrante de la Academia Francesa, porta el atuendo característico de esa intitución el 25 de enero de 1979 y el 20 de abril de 2009; en la imagen de la derecha fue captado cuando asistió al funeral de su colega, coterráneo y ex ministro Maurice Druon (1918-2009) en la parisina iglesia de Saint-Louis des InvalidesFoto Afp
Foto
El autor del libro C’était bien (Estuvo bien), el 17 de enero de 2014, en París, muestra al destacado escritor sonriendo durante la inauguración de una plaza en honor de Druon, colegiado de esa institución y reconocido con el Premio Goncourt en 1948, por su novela Las grandes familiasFoto Afp
Dpa y Afp
 
Periódico La Jornada
Miércoles 6 de diciembre de 2017, p. 3

París.

El reputado escritor, periodista y académico francés Jean d’Ormesson murió ayer a los 92 años, según confirmó la Académie Française.

Autor de más de 40 novelas, entre ellas muchas de contenido autobiográfico como Du côté de chez Jean y Au revoir et merci, fue uno de los pocos autores vivos publicados en la colección La Pléiade de la editorial Gallimard.

El presidente galo, Emmanuel Macron, alabó la obra del escritor, al que definió como la encarnación del espíritu francés.

Poseía, añadió, elegancia, gracia, vitalidad y una curiosidad insaciable.

Ya echamos de menos sus palabras, su mirada y su inteligencia, escribió el mandatario en un comunicado. “Adiós y gracias, D’Ormesson”, añadió recordando el compromiso político del autor que entre 1974 y 1977 fue director general del diario conservador Le Figaro. Además de pertenecer a la prestigiosa Académie Française, D’Ormesson fue nombrado comendador de las artes y las letras y recibió la gran cruz de la Legión de Honor.

Era uno de los intelectuales más populares entre los franceses, que apreciaban su optimismo frente a la desesperanza de muchos de sus colegas.

Lo bueno fue la vida. No la mía por supuesto. La vida sin más. Me gustó mucho este breve paso por nuestro mundo, se confió en 2003 el decano de la Academia Francesa en C’était bien (Estuvo bien). Su hedonismo, su obra exitosa y su carisma ante las cámaras hicieron de él una de las personalidades favoritas en Francia.

He intentado dar un poco de felicidad a mis lectores, es cierto, dijo el escritor en una entrevista con Afp, antes de definir sus libros como una especie de Prozac para almas atormentadas.

Escribir pese al cáncer

Un cáncer de vejiga le costó en 2013 ocho meses de sufrimiento con frecuentes hospitalizaciones, lo cual no le impidió seguir publicando, con ese estilo tan característico suyo de decir cosas graves con un tono ligero.

“La condición humana –decía– es oscura, y hay que tomarla con la mayor ligereza posible”.

“Jean d’O”, como lo llamaban con cariño sus compatriotas, debutó incluso en el cine a los 87 años, en la comedia Les saveurs du palais (Los sabores del palacio), en la que encarnó al ex presidente François Mitterrand. También actuó en el teatro, adaptando para la escena su libro La conversación, delicioso diálogo entre Napoléon y su hombre de leyes Cambaceres.