Política
Ver día anteriorViernes 29 de diciembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Grupos cercanos a Trump tienen visiones contrapuestas

Mantener TLCAN en un escenario dividido, el reto

Aun sin tratado estamos condenados a comerciar entre ambos países, explica académico del Colmex

Reglas de comercio no siempre se cumplen

Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Viernes 29 de diciembre de 2017, p. 3

México enfrenta una etapa compleja en la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), pues existe una clara división en el sector más cercano al presidente Donald Trump.

Hay quienes están en favor de renegociar y modernizar el tratado, pero otro grupo quisiera lograr concesiones para favorecer los intereses estadunidenses, por lo que unos quieren modernizar y otros retroceder, afirmó Gustavo Vega Cánovas, secretario académico de El Colegio de México (Colmex) y especialista en política económica México-Estados Unidos, quien reconoció que con o sin tratado estamos condenados a comerciar entre ambos países, no sólo por nuestra vecindad territorial, sino por los múltiples vínculos económicos que hemos mantenido por siglos.

Al hacer un balance del impacto que tendrá el proceso de renegociación del TLCAN, destacó que desde su firma, hace 23 años, se generaron beneficios para los tres países (Canadá, Estados Unidos y México), pese al déficit de la balanza comercial, argumento con el que Estados Unidos pretende cambiar las reglas, porque considera que esto no es justo para su país. Se trata, dijo, de una visión muy limitada que nada tiene que ver con las reglas con que se negocian los acuerdos comerciales en el mundo.

En entrevista con La Jornada destacó que el presidente Trump piensa que el TLCAN no ha caminado en beneficio de Estados Unidos porque existe un déficit en el comercio con México, es decir, vendemos más al mercado estadunidense que lo que compramos, pero no toma en cuenta que esto tiene más que ver con la inversión y el ahorro, en lo que ese país no ha sido tan exitoso, lo que en gran medida explica el déficit.

Tampoco se menciona, indicó, que muchos de los productos que México lleva al mercado de Estados Unidos tienen hasta 40 por ciento de componentes fabricados en esa nación, factor que no es considerado para calcular el déficit comercial entre ambos países.

Vega Cánovas, investigador del Centro de Estudios Internacionales del Colmex, explicó que desde el 2001 había problemas con el TLCAN, porque tras los ataques del 11 de septiembre de ese año, cambió totalmente la política de control de sus fronteras y de productos que consideró potencialmente peligrosos, pero el dinamismo que se creó en los primeros años de operación del tratado se ha logrado mantener.

A ello se suma, dijo, el surgimiento de nuevos actores en la economía mundial, como China, pero también de factores como la migración, las nuevas tecnologías y el creciente comercio digital, por lo que consideró indispensable iniciar un proceso de modernización para adecuar el tratado a las nuevas condiciones del comercio internacional, a fin de recuperar la competitividad que perdimos.

México, insistió, enfrenta el desafío de mantener el TLCAN frente a un escenario dividido en el que un sector de empresas presionan al gobierno de Trump para que continúe el proceso de renegociación, como la industria automotriz, pero hay otro que quiere retroceder, y el dilema es quién va imponerse.

Recordó que el tratado funciona como un mecanismo institucional que da certidumbre sobre las reglas que deben aplicarse en el comercio en América del Norte, aunque no siempre se cumplan, como el tema del transporte de mercancías, pues se acordó que iban a circular libremente y en los hechos ha sido un proceso muy difícil de poner en marcha.