Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 14 de mayo de 2006 Num: 584


Portada
Presentación
La rebelión estudiantil de 1918 en Córdoba, Argentina
RAQUEL TIBOL
Autorretrato con gorra de terciopelo
AVIGDOR ARIKHA
Rembrandt y la sombra de las Pirámides
RICARDO BADA
Rembrandt y el cuerpo
JOHN BERGER
Rembrandt en su propia existencia
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ
El humor en la pintura
RICARDO GUZMÁN WOLFFER
Entrevista con ARTURO RIVERA
Mentiras transparentes
FELIPE GARRIDO
Bazar de asombro

Columnas:
Ana García Bergua

Javier Sicilia

Naief Yehya

Luis Tovar

Germaine Gómez Haro
Jorge Moch

(h)ojeadas:
Reseña de Jorge Moch sobre Cuerpo náufrago

Reseña de Alberto Chimal sobre Reportaje al pie de la horca


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

 

Autorretrato con gorra de terciopelo

Avigdor Arikha*

La obra de Rembrandt es una fuente inagotable de emoción, y sus grabados son únicos en el mundo, constituyen su corazón palpitante. Este pequeño autorretrato grabado con aguafuerte data de 1638 (el aguafuerte, l’ aqua fortís, se hacía con vinagre, sal de amoniaco, agua de mar y cardenillo, que es un carbonato básico hidratado). Rembrandt tenía treinta y dos años y vivía momentos de felicidad con su joven mujer, Saskia van Uylenbourgh, con la que se casó en 1634. Una felicidad momentánea que llegaba casi a su fin, ya que la pequeña Cornelia, que acababa de nacer en julio de ese año, moriría tres semanas más tarde.

Este grabado que mide 114x103 milímetros aún desprende la felicidad de aquel momento. ¿Pero, qué felicidad? La felicidad que experimentamos observando esta estampa emana de su arte, a pesar de las desdichas personales del pintor. Tenía el poder de recoger momentos vividos y atraparlos con su trazo y su pincelada. Momentos experimentados en su contemplación como una felicidad, que es la felicidad otorgada, aunque raramente otorgada por el arte. Es la sensación que emana de esta lámina, una imagen que no le debe nada al tema, ya que no ocurre nada: sólo es un autorretrato, identificado como tal por Edmé-Francois Gersaint en su catálogo de la obra grabada de Rembrandt publicado en 1751.

La lámina bautizada Autorretrato en traje del siglo dieciséis es extraña por el atavío del personaje: la cabeza de Rembrandt está cubierta con una boina de terciopelo, cuya textura ha plasmado en toda su suavidad la punta de grabar. Esta boina de terciopelo contrasta y a la vez continúa en su ondulación con la pluma aireada que se inclina hacia la derecha. La tracción hacia este ángulo crea un contrapunto con la mirada del pintor que se dirige hacia la izquierda. El modelado de la cara se lleva a cabo a través de pequeños trazos y puntos que se unen delicadamente a las cejas y los párpados alrededor de unos ojos azules, tan bien sugeridos por su resplandor; finalmente el enredo de trazos que forman la perilla y el cabello resalta la luz de la cara. Rembrandt lleva una hopalanda bordada, un chaleco y una camisa también bordada, así como un fular.

El modelado sigue los pliegues y el volumen desde más cerca, mostrando la buena calidad de las telas. Esta calidad nos revela la causa del atractivo que ejercía este atavío sobre el pintor: es la cualidad expresiva de las distintas texturas lo que le interesaba, y no simplemente la vanidad de un atuendo caro. Se puede reconoce que el autorretrato es en sí mismo un ejercicio de autoconocimiento. Ahora bien, nunca tenemos una visión global de nosotros mismos —"conozco todo salvo a mí mismo", escribió François Villon. El autorretrato es generalmente el fruto de una carencia de modelo o de una necesidad de ejercicio. La causa no es, pues, el narcisismo como se suele creer. Rembrandt hizo muchos. Ayudado por los dramas, cada vez hacía más, convirtiéndolos finalmente en el no-tema de su pintura.

Traducción de Pedro Jarque

*Avigdor Arikha (Radautz, Rumania, 1929). Pintor y ensayista. Ha escrito múltiples textos sobre arte. Posee un pequeño autorretrato de Rembrandt que es el que comenta en este texto.

Ir al inicio