Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 1 de abril de 2007 Num: 630

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

John Berger
en tres tiempos

LUIS HERNÁNDEZ NAVARRO

Denominación de origen
FRANCISCO HERNÁNDEZ TALLEDOS

El Mercosur y la tierra purpúrea
GABRIEL COCIMANO

Un sobreviviente del éxito
ARTURO GARCÍA HERNÁNDEZ
entrevista con SENEL PAZ

El Gran Telescopio Milimétrico
NORMA ÁVILA JIMÉNEZ

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

El Gran Telescopio Milimétrico

Norma Ávila Jiménez

"Sé que esta luz de estrellas es más vieja que el mundo/ Que estas constelaciones son como un plano fósil/ de lo que fue hace siglos el firmamento/ […] Todo rayo de luz porta antiguas imágenes/ y la energía es la terrible victoria/ de la materia sobre el tiempo." Este fragmento del poema "Oración a Albert Einstein", de William Ospina, describe atinadamente lo que se observa en la bóveda celeste: entre más lejano esté el cuerpo estelar, su antigüedad será mayor, y entre más ancestro, estará más cerca del momento en que ocurrió la Gran Explosión que dio origen al universo, hace aproximadamente 13 mil 700 millones de años.

Los científicos quieren llegar hasta esas profundidades cósmicas y por ello se esmeran en construir potentes telescopios de alta tecnología. Uno de ellos exhibe su estructura de 2 mil 500 toneladas de acero en la cúspide de la Sierra Negra, en Puebla, a 4 mil 580 metros de altura. Con una parábola de cincuenta metros de diámetro y setecientas toneladas de peso, el Gran Telescopio Milimétrico (GTM) en aproximadamente un año estará captando las ondas de radio de entre uno y cinco milímetros de longitud, emitidas por los objetos cósmicos más lejanos, lo que seguramente dará lugar a descubrimientos que ayudarán a responder si el universo tiene forma de dona, de silla de montar, o está conformado por múltiples burbujas.

Las ondas de radio propagadas por los astros (que son las mismas que se emiten cuando escuchamos música o noticieros en la radio), son invisibles al ojo humano, por lo tanto, no es posible detectarlas con los telescopios ópticos. Se requiere de radiotelescopios como el gtm, el más grande en su tipo en el mundo, con un costo aproximado de 130 millones de dólares. "El Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (inaoe) aportó el setenta por ciento –con apoyo del Conacyt y la Secretaría de Hacienda–, mientras que la Universidad de Massachusetts invirtió el treinta por ciento", aseguró el doctor Emmanuel Méndez Palma, hasta el año pasado director de construcción del GTM.

Junto con otros investigadores, le tocó subir varias veces a la sierra en mula, para abrir el camino por donde más adelante subirían los camiones cargados de material con el que hombres capaces de soportar únicamente el cincuenta por ciento de oxígeno en su cerebro –por la altura– durante ocho horas, transformarían en esa estructura resistente a un sismo de nueve grados en la escala de Richter, y con una altura equivalente a la de un edificio de veinte pisos. Todavía se les ve allí, ultimando detalles, colgados de elevadas varillas, oyendo esa música pegajosa de banda y chiflando a las mujeres del pull de prensa que subimos a ese sitio flanqueado por el Pico de Orizaba, La Malinche, el Cofre de Perote y los volcanes de la leyenda náhuatl.

Cubiertos con abrigadoras chamarras, bufandas, gorros, guantes y lentes oscuros, entre el rumor del viento escuchamos al ingeniero César Arteaga, enlace científico técnico entre la Universidad de Massachusetts y el inaoe. Informó que la parábola, segmentada en 180 paneles de cinco por tres metros, tiene una superficie de 2 mil 100 metros cuadrados, casi la de una cancha de futbol, y cuenta con la tecnología denominada óptica activa. El doctor José Guichard, director general del inaoe, explicó: "Cada panel tiene debajo cuatro actuadores, una especie de pistones que se moverán para nivelarlos en una parábola perfecta, en el caso de que ocurran depresiones como consecuencia de la gravedad o los cambios de temperatura." Esto ayudará a evitar la distorsión de la luz de los objetos en estudio, lo que garantizará la obtención de imágenes "destinadas a revelar secretos cósmicos durante los próximos treinta años", aseguró el doctor Palma.

Al GTM se integrará el Astronomical Termal Emisión Camera o aztec. "El interferómetro Atacama Large Milimetric Array (alma) que estará funcionando en Chile en 2012 aproximadamente, será eficaz en cuanto a la obtención de detalles de los objetos celestes. En el otro extremo, los 114 ojitos del aztec capturarán la luz milimétrica del cielo profundo a gran escala, lo que ofrece una gran ventaja científica", subrayó el doctor Alfonso Serrano, iniciador del proyecto gtm en 1992. Otro instrumento importante, puntualizó, es el Spectral Energy Distribution Camera o speed, que registrará el alejamiento de las galaxias.

Entre las investigaciones que se realizarán con el GTM, destacan el estudio de la radiación de fondo, que es una huella fósil de los primeros momentos después de ocurrida la Gran Explosión que ayudará a resolver la controversia respecto a la forma de las galaxias en los momentos iniciales del universo; la dirigida a los procesos relacionados con la formación de las estrellas dentro de las nubes moleculares; el seguimiento de fenómenos atmosféricos de los planetas; el estudio de la química y física de los cometas, así como el de estrellas con posibles planetas orbitándolas, explicaron los doctores Guichard y Méndez. Esto dará lugar a que veamos al universo como Mario Benedetti lo plasma en su poema "Infinito": "De un tiempo a esta parte/ el infinito/ se ha encogido/ peligrosamente/ Quien iba a suponer/ que segundo a segundo/ cada migaja/ de su pan sin límites/ iba así a despeñarse."

México ha demostrado la calidad de sus científicos a nivel internacional, "por lo que el gobierno actual debería aumentar el pib dirigido a ciencia y tecnología, en lugar de disminuirlo. Es una inversión, no un gasto; es una cuestión estratégica identificada por los países en desarrollo", aseguró el director del inaoe.

Los niños de tez morena y mejillas rojas –por el frío– del poblado de Atzitzintla ubicado en las faldas de Sierra Negra, ya adoptaron al gtm como una parte más de su paisaje. Lo más deseable es que algunos de ellos –que ya comenzaron a escuchar pláticas sobre la bóveda celeste– adopten a la ciencia como parte de su vida.