Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 30 de septiembre de 2007 Num: 656

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Marco Antonio Campos: viajero en la poesía
NEFTALÍ CORIA

Voces poéticas de Brasil

El deseo o la traición
de la felicidad

DAVID RABOUIN entrevista con SLAVOJ ZIZEK

Ricardo Salazar, fotógrafo
VÍCTOR NÚÑEZ JAIME

Dos poemas
BERNARD POZIER

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Naief Yehya
naief.yehya@gmail.com

Ese genocida potencial: El Baradei (I DE II)

IRRITANTE Y ASTUTO

Entre la enorme variedad de horrores que reportaban los diarios en el mes de septiembre pasado, destaca sin lugar a dudas un artículo de primera plana en el New York Times (con ecos en la mayoría de los demás medios masivos de información estadunidenses) del día 17 de septiembre de 2007: To Iran and Its Foes, an Indispensable Irritant (“Para Irán y sus enemigos, un irritante indispensable”),

(http:www.intimes.com/2007/09/17/world/middleeast/17elbaradei.html?
_r=2&hp=&adxnn1=1&oref=slogin&pagewanted=all&adxnnlx=
1190388337-flW6zor+jIr8Vp4baTOFwA
),

(un artículo en el que Elaine Sciolino y William J. Broad nos revelan el nombre del nuevo enemigo público número uno del imperio: nada menos que Mohammed el Baradei, Premio Nobel de la paz 2005 y director desde hace una década de la Agencia Internacional para la Energía Atómica. En esencia, este egipcio, proveniente de la clase media, hijo de un prominente abogado, que fue educado por una nana francesa y llegó a ser campeón nacional de squash a los diecinueve años (un deporte para el que “hay que ser astuto”, declaró El Baradei, sin la menor modestia y total impunidad) se ha convertido, de acuerdo con el diario del “registro de la historia”, en un peligro para la humanidad. Al grado en que “diplomáticos de eu , Francia, Inglaterra y Alemania marcharon a su oficina, en la punta de un rascacielos en Viena, para entregarle una protesta en conjunto”, por “involucrarse de manera irresponsable con la estrategia del Consejo de Seguridad de la ONU de castigar y no premiar a Teherán”.

EL IRRITANTE DESLUMBRADO


Cortesía de www.upload.wikimedia.org

En un tono presuntamente neutro, pero cargado de esa condescendencia e ironía “irritante” que el Times sólo dedica a los líderes de izquierda y a los pedófilos, los autores nos informan que El Baradei, un hombre que se caracteriza por usar “metáforas retorcidas”, se encuentra en el centro de una espesa controversia debido a su peculiar simpatía por Irán y su necedad por hacer hasta lo imposible para proteger al gobierno de Teherán. También nos informan que su casa está repleta de tapetes de Irán (no persas, iraníes... saquemos nuestras propias conclusiones). Los autores citan una fina selección de detractores de El Baradei, desde los anónimos que lo acusan de estar “borracho por el poder del Nobel”, hasta el bien conocido psicópata que se tornó insostenible incluso para la administración más psicótica de la historia reciente, el ex embajador de eu en la onu , John Bolton, que lo llama “ingenuo y de una peligrosa idiosincrasia”. Sciolino y Broad señalan que El Baradei tiene la osadía (o mala educación) de llamar “locos” a quienes quieren lanzar una guerra contra Irán, además de que declaró que el comienzo de la invasión de Irak fue el día más triste de su vida. En un tiempo de sátrapas cegados por fantasías bélicas como Paul Wolfowitz, Richard Perle, Donald Rumsfeld y Douglas Feith, por sólo mencionar algunos nombres que irritan la lengua y la memoria, el Times declara (supuestamente citando las palabras de un diplomático europeo sin nombre) que El Baradei está “deslumbrado por su propio destino”.

MOHAMMED, EL IRRITANTE

Pero el artículo va más allá, llegando a acusaciones nada sutiles de complicidad como: “Incluso los iraníes lo necesitan (como le gusta a él recordarles), porque sus maniobras prometen aminorar y probablemente terminar con el aguijón de las sanciones estadunidenses”, y a anunciar que el plan de El Baradei “amenaza con darle más tiempo a Irán para dominar la tecnología, con la que pueda hacer combustible para reactores o bombas atómicas” (citando a sus críticos). El Baradei es pintado como un déspota “con una visión expansiva de sí mismo”, patológicamente tímido (no le gusta conversar en los elevadores, lleva su propia comida a la oficina, odia las cenas de gala con diplomáticos) y con perversos delirios de grandeza (“Soy un papa secular… mi misión es impedir que acabemos matándonos mutuamente.”) También nos enteramos aquí que El Baradei es un compulsivo name dropper o citanombres, que se la pasa contando que “condi (Condoleezza Rice) dijo esto… Putin contó aquello”. Pero el momento cumbre del artículo llega cuando el mismo diplomático europeo sin nombre dice que El Baradei “es casi como un niño”. Este inocente comentario pone el punto de exclamación al tono de paranoia racista que impregna todo el artículo.

IRRITANTE

¿Podría ser que el diario que se entregó como panfleto propagandístico para preparar la actual guerra de Irak esté nuevamente participando en otra campaña de desinformación y manipulación?, se preguntan los lectores anónimos.

(Continuará)