Opinión
Ver día anteriorLunes 4 de mayo de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Balance de la Jornada

Por errores Necaxa y Tigres pagan alta factura

Marlene Santos Alejo
Foto
El Diablo también tomó sus previsiones y usó cubrebocas en el Nemesio DiezFoto Notimex
D

os de los equipos que más gastaron en refuerzos, Necaxa y Tigres, hoy trastabillean en los bordes del abismo, para corroborar que en el futbol, dinero no mata trabajo. Vale más la planeación y conquistar el compromiso de los jugadores, al estilo de Héctor Eugui y de Sánchez Solá, que abanicar billetes.

Justino Compeán, como buen ex directivo de los Rayos, hizo gestiones ante la FIFA para que a los clubes se les permitiera otro periodo para adquirir refuerzos; ya no sólo en junio (el famoso draft), sino también en diciembre. La medida iba con dedicatoria al club rojiblanco que, pese a todo, está a punto de irse a pique.

No conformes con la ensalada al estilo Televisa, que llevó a jugadores de San Luis y América, así como al entonces exitoso timonel Raúl Arias, todavía hubo sorpresas con el invento de ‘la regla’ que le permitió reforzarse en marzo con el chileno Ricardo Rojas por el lesionado Fernando López.

La grotesca situación era para que Puebla y los demás equipos involucrados en el descenso hubieran jugado el certamen bajo protesta, pero no hubo necesidad... Hoy el rayito de esperanza depende de su hermano, América, rival en la fecha 17.

El pecado de llevar a un puñado de jugadores de prestigio que no sentían los colores ni la plaza en un mínimo porcentaje cobró alta factura. Lamentable resulta la situación de Arias, quien cambió de polo en la rueda de la fortuna y, de ser casi lógico candidato al Tri, está a punto de probar la hiel del descenso.

Tigres es el otro caso patético. Durante varios torneos dilapidó una fortuna en la adquisición de jugadores, iba al tianguis de piernas directo por los goleadores en turno. Fueron los casos de Chamagol, Kikín Fonseca, De Pinho y la cuenta sigue hasta un Omar Bravo que gana al menos 100 mil dólares por partido.

No funcionó la estrategia y entonces pasó a las compras de pánico de directores técnicos. Un Américo Gallego que había hecho campeón a todos sus equipos parecía la estratagema infalible... pero lejos del ansiado título lo que siguió fue la caída libre en la tabla de porcentajes y no la pudieron frenar ni Manuel Lapuente ni José Pekerman.

En los recientes tres torneos, los felinos han acumulado un punto más que Necaxa, y por eso si ambos vencen en la fecha última, los Rayos se irán a la primera A.

Pachuca y Toluca se clasificaron anticipadamente. Al pelotón festivo se sumaron Monterrey, Puebla y Pumas, y sólo quedan tres plazas rumbo a cuartos de final a disputarse entre Tecos, Atlas y Santos, que dependen de sí mismos, mientras Chivas, Morelia y Jaguares alimentan la última esperanza. Los eliminados son Indios, Potros, América, Cruz Azul, San Luis, Necaxa y Tigres.

Las Águilas suman cuatro campañas sin clasificar a la liguilla. Guillermo Ochoa y Salvador Cabañas siguen siendo los únicos que desquitan el sueldo. El paso del directivo Michel Bauer será recordado por la campaña sin triunfos en casa. Ni siquiera se podrá vanagloriar si el artillero paraguayo logra el título de goleo, ya que fue adquirido por Guillermo Cañedo vía Luis Fernando Tena.

Cruz Azul es otro de los llamados grandes que ya se enfrasca en el análisis de su fracaso. El par de subcampeonatos parece lejano y los rumores en torno al sustituto de Benjamín Galindo crecen. Los jugadores cayeron en total desconfianza y ante el enorme desánimo luce difícil considerar una voltereta en el duelo final contra Atlante, por el título de la Concachampions.

En momentos de desbordada soberbia o aquejados por la presión, diversos jugadores y técnicos han externado molestia o desdén hacia el público: La gente no cuenta, en la cancha sólo somos 11 contra 11 o si (los aficionados) quieren espectáculo, que se vayan al circo, frase célebre de Manuel Lapuente.

Hoy en época de alerta sanitaria se añora al jugador número 12, el que alienta con porras o mentadas y eriza la piel de los jugadores, y que en actitud positiva ha dado muestras de prudencia y comprensión. En contraste, los federativos mexicanos han resultado incapaces de hacer valer el derecho como participantes en la Copa Libertadores de los equipos San Luis y Guadalajara.