Mundo
Ver día anteriorJueves 6 de agosto de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Luego del golpe, Zelaya ha incurrido en acciones provocadoras, afirma en una carta

En la crisis hondureña, EU no respalda a nadie en particular, dice el Departamento de Estado
Reuters
 
Periódico La Jornada
Jueves 6 de agosto de 2009, p. 23

Washington, 5 de agosto. La política de Estados Unidos sobre la crisis en Honduras no está destinada a respaldar a ningún individuo en particular, dijo el Departamento de Estado en una carta con la que estaría suavizando su apoyo al presidente constitucional Manuel Zelaya.

La carta, dirigida al senador Richard Lugar, contiene críticas a Zelaya entre las que señala que ha incurrido en acciones provocadoras después del golpe de Estado del 28 de junio, cuando fue sacado del país por militares armados.

El Departamento de Estado también dijo que no considera sanciones económicas severas al gobierno de facto de Roberto Micheletti.

Nuestra política y estrategia de compromiso no está basada en el apoyo a algún político o individuo en particular. Más que eso, está basada en la búsqueda de una resolución que sirva de la mejor manera al pueblo de Honduras y a sus aspiraciones democráticas, sostuvo en la carta Richard Verma, secretario adjunto para asuntos legislativos.

Hemos rechazado los llamados para aplicar sanciones económicas agobiantes y hemos dejado en claro que todos los estados deberían facilitar una solución sin llamar a la violencia y con respeto al principio de la no intervención, indicó en la misiva con fecha del martes y obtenida por Reuters este miércoles.

Más aún, el Departamento de Estado indicó que el gobierno de Obama no ha tomado una decisión definitiva sobre si la salida de Zelaya del poder constituyó un golpe de Estado.

Hemos suspendido alguna asistencia como una cuestión política, pendientes a una determinación en curso bajo las leyes de Estados Unidos acerca del fin de la asistencia en el caso de un golpe militar, señaló.

Lugar, republicano que integra el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, había pedido al gobierno que explicara su política sobre la crisis política en Honduras. La carta parecía ser una respuesta a ese requerimiento.