Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 6 de septiembre de 2009 Num: 757

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Poema de los treinta años
RODOLFO USIGLI

El Viaje Adolescente
RODOLFO USIGLI

Riesgo inminente
ROLANDO GÓMEZ

Figuras de un apocalipsis en las ruinas de Nueva York
THOMAS MERTON

El 9/11 ocho años después: la herida abierta
NAIEF YEHYA

El hambre en Nueva York
EDITH VILLANUEVA SILES

Columnas:
Galería
RAÚL OLVERA MIJARES

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
labalonso@yahoo.com.mx

Elena Durán, flautista: de chicana a chilanga

Elena Durán ha llegado a los niveles más altos en la ejecución de su instrumento, la flauta. Colaboraciones con Stephane Grappelli, Henry Mancini y Paul McCartney son prueba de ello, lo mismo que el haberse presentado para la reina de Inglaterra. Con un concierto próximo en el Lunario del Auditorio (11 de septiembre) al lado de Luis Zepeda (piano), Salvador Merchand (batería) y Agustín Bernal (contrabajo), al son de Los Beatles, Claude Bolling, y Leonard Bernstein, la artista compartirá su gusto por regresar a un país y a una ciudad –la de México– cuyo gobierno la acaba de nombrar embajadora cultural.

Avecindada momentáneamente en el Distrito Federal, Elena Durán comparte desde su estudio cómo fueron sus inicios en la música: “Mi abuelita me llevaba a escuchar música mexicana; mi papá, jazz: Louis Armstrong, Lionel Hampton, Duke Ellington… todos en vivo. Yo por mi cuenta fui a conciertos de Los Rolling Stones, The Beatles, Beach Boys, Simon & Garfunkel, Mommas and the Papas, Santana… También fui a las películas de Dorsey Brothers y Gene Krupa y por supuesto a Rock Around the Clock con Bill Halley. Pero desde los ocho años de edad un maestro de música fue quien me dijo que mis labios eran perfectos para tocar la flauta. Ahí empezó todo.”

Instrumento delicado, no muy grande o de plano muy pequeño, la flauta supone un temperamento, un carácter especial en quien la ejecuta. Así lo piensa Elena: “Debes tener una personalidad grande y fuerte, pero con un enfoque tremendo para siempre mejorar y crecer y seguir adelante.” En ella, empero, hay otros retos, como la melancolía que siente al pensar en México. De ahí el título de su último trabajo, Nostalgia de México: “¡Por supuesto siento nostalgia! –exclama–. Mi familia está en México… y mira que tengo mucha familia viviendo aquí. Todos son gente que realmente se siente orgullosa de ser mexicana. Digamos que eso está en mi genética.”

Sobre el cancionero mexicano, tan pocas veces abordado con instrumentaciones o combos atípicos como el de la flautista, su opinión es clara: “Todavía hay mucho que hacer con el repertorio popular. Creo que ese cancionero es música clásica y que por ello mi trabajo con el pianista y arreglista Luis Zepeda, que ya cumple quince años de colaboraciones, todavía no ha terminado. Tengo muchos planes. Mi próximo programa será Pedro mi amor, basado en las canciones de Pedro Infante con clips de sus películas. Eso lo estrenaremos en 2010. Igualmente tengo el honor de haber recibido una beca del fonca para grabar México de mi corazón. Ese lo estamos produciendo con el sello Urtext.”

Interesada en que la influencia de su instrumento vaya más allá de discos y conciertos, Elena Durán ha fundado el proyecto Flauta sin Fronteras. Con un buen español afectado por la inercia cotidiana del inglés, nos explica: “Flauta sin Fronteras nació de mi gusto por una labor social. Es algo que viene de mi familia de Aguascalientes. No me importa tocar en una sala de hospital. Con niños tuvimos algunos ‘mini milagros' en Ciudad Juárez… fue impresionante. Además, tengo pasión por la frontera México- EU. Los que viven ahí son la nueva raza. ¡Esos niños y jóvenes son fantásticos! Mi corazón está totalmente abierto para tocar en la frontera. Mi voz es mi sonido.”

Por si esta labor fuera poca, Elena ha publicado libros con repertorio tradicional y da clases. Su impulso, explica, es el de lograr un mundo mejor para todos. “Siempre he ido mis allá de mi ejecución de la flauta. Al fin del día quiero ayudar, quiero lo mejor para todos. Para mí ser ‘solista' es tener la libertad de hacer servicio social. No solamente es tener otro concierto. Creo en mucho más. Mi mundo y tolerancia son muy grandes, como mi fe.”

Finalmente, le preguntamos a Elena qué discos, canciones o artistas recomendaría a quienes se inclinan por el estudio de este instrumento. “Las grabaciones de Paul Robeson (mi sonido está basado en su voz) y Mahalia Jackson; también los violinistas Henryk Szeryng y Jascha Heifetz; el pianista Arthur Rubinstein, el flautista Emmanuel Pahud, la pieza ‘Smile' cantada por Jermaine Jackson, la música de Los Beatles y de Queen. También ‘Rolos de Aztlán' (canciones del movimiento Chicano),‘ La Bamba' de Los Lobos, Chavela Vargas en el Carnegie Hall, ‘The Funny Side' of Lalo Guerrero; ‘I'll be there', de Jackson Five; además de ‘Amorcito corazón', ‘Duerme' y ‘Bésame mucho'. También les recomendaría los libros: Mozart's Brain and the Fighter Pilot, de Richard Restak, Musicophilia, de Oliver Sacks y This is your brain on music, de Daniel J. Levitin.”