Cultura
Ver día anteriorDomingo 27 de septiembre de 2009Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Antisolemne, mezcla de lo grandioso y lo pequeño: Carmen Villoro

Elogian en Jalisco la obra del poeta Hugo Gutiérrez Vega

El gobierno del estado le otorgó un reconocimiento por su 75 aniversario

Foto
Sigo siendo la maceta en el corredor de la casa frente al templo de Jesús María. Muchas gracias, expresó el escritor jaliscienseFoto Arturo Campos
Mauricio Ferrer
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 27 de septiembre de 2009, p. 6

Guadalajara, Jal., 26 de septiembre. Estos tres poemas; el recuerdo de algunos amigos muertos, especialmente mis queridos Ignacio Arreola y Manuel Rodríguez Lapuente; el recuerdo de mi hija muerta recientemente, y el recuerdo de la abuela que hablaba con pájaros y con ángeles, esta tarde me han dado la certeza de que sigo siendo la maceta en el corredor de la casa frente al templo de Jesús María. Muchas gracias, así se expresó anoche el poeta jalisciense Hugo Gutiérrez Vega, en el homenaje que el gobierno de Jalisco le rindió por su 75 aniversario y en el que abundaron los elogios de amigos, como el escritor Fernando del Paso.

Para los que me conocen bien, voy a ser breve; sólo voy a leer tres poemas, advirtió. Pero quienes lo conocen dudaron y rieron. Pero cumplió. Tres poemas nada más y un par de líneas con las que recordó que sigue siendo esa maceta en la casa de su niñez, en Lagos de Moreno, en los Altos de Jalisco.

La obra de Gutiérrez Vega es antisolemne, mezcla “lo grandioso y lo pequeño, el pop corn y España”, dijo en un principio la poeta Carmen Villoro ante un centenar de personas reunidas en un salón de Palacio de Gobierno.

Aunque es un homenaje en su 75 aniversario, él es quien nos ofrece el banquete. Su poesía es sensual, profunda, bendita, llena de inteligencia, de humor y sentido de belleza, dijo Villoro.

La poeta entregó un reconocimiento en nombre de los escritores de Jalisco, uno más a la larga lista de menciones que han otorgado a Gutiérrez Vega. No en balde, el maestro de ceremonias tardó más de tres minutos en enumerar los cargos y galardones por los que a lo largo de su vida ha transitado: poeta, ensayista, cronista, embajador, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México, colaborador de revistas internacionales y editor de La Jornada Semanal.

Carlos Pellicer decía: alabar nuestros sentidos, condenar la estupidez, y el alumno Hugo Gutiérrez Vega entendió la lección, resaltó Carmen Villoro.

Fernando del Paso recordó que curiosamente conoció a Gutiérrez Vega en Londres, cuando él comenzaba a laborar en la BBC.

Ya tenía barba (Hugo Gutiérrez Vega). Es un fenómeno, creo que nació con barba. Y a los 40 o 50 años ya tenía canas en la barba y no iba con su edad; se veía más joven de la nariz para arriba, contó Del Paso.

Y leyó El tránsito de un sueño, Análisis de una situación doméstica, Nota Roja, Poemas para el perro de la carnicería, Amor en pop corn. Todas, obras de Gutiérrez Vega.

Posteriormente, el gobernador del estado, Emilio González Márquez, entregó el reconocimiento que el poder Ejecutivo estatal hizo al poeta mediante la Secretaría de Cultura. La mención que le hace el estado que vio nacer a Gutiérrez Vega resalta que reconoce su obra porque marca una huella indeleble para la historia de las letras de Jalisco.