Política
Ver día anteriorMartes 19 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Ruptura Nextel-Televisa

Perdió Molinar; ya no le sirve a Calderón, sostiene el senador

Javier Corral exige al gobierno convocar a una nueva licitación
Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Martes 19 de octubre de 2010, p. 3

El diputado Javier Corral Jurado (PAN) afirmó que la disolución del consorcio Televisa-Nextel deja sin efecto los títulos de concesión que les otorgó el gobierno de Felipe Calderón, por lo que se debe convocar a una nueva licitación, la cual deberá ser transparente, legal, equitativa y sin presiones. Ya no están juntos, se acabó el sujeto fundamental del derecho. ¡Y se acabó el negociazo!, expresó.

En entrevista, el legislador sostuvo que el presidente Felipe Calderón; el secretario de Comunicaciones, Juan Molinar Horcasitas, y el titular de la Comisión Federal de Competencia, Eduardo Pérez Motta, deben dar amplias explicaciones de por qué se empeñaron en manipular la licitación para favorecer a Televisa.

¿Quién tiene en este asunto la responsabilidad final? ¿Es Molinar el que le proporcionó información indebida, incompleta, insuficiente al Presidente de la República? ¿O es el Presidente quien ordenó tomar la decisión a cualquier costo?, cuestionó.

Afirmó que Molinar no entendió la lección de Santiago Creel Miranda, quien como secretario de Gobernación otorgó concesiones para casinos por sus aspiraciones presidenciales, pero después corrigió y salvó su posición política.

Molinar no le sirve ya a Felipe Calderón, porque está tocado de parcialidad, resaltó.

Corral Jurado, quien preside en San Lázaro la Comisión de Gobernación, aseveró que al no confirmarse la alianza de Televisa con Nextel, el desaseo de la licitación 21 queda al descubierto, y la disolución se explica porque llegaron al extremo de incurrir en actos de simulación en la constitución del consorcio, que se hizo días después de conocerse el fallo en su favor.

Resaltó que el gobierno federal no quiso escuchar los señalamientos de irregularidades en la licitación, y lamentó que Calderón defendiera el proceso como legal.

–¿Sigue en pie la demanda de juicio político contra Molinar?

–Cayéndose la licitación 21, no hay materia. Y si se repone la licitación, los más de 70 juicios de Iusacell ya no tendrán razón de continuar.

–¿El debate con Molinar fue el golpe para acabar con la alianza?

Foto
Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa. La empresa ya no invertirá mil 400 millones de dólares en NextelFoto José Carlo González
Foto
Ricardo Salinas Pliego. Su grupo ha interpuesto más de 70 recursos contra la licitación 21Foto José Carlo González

–El debate contribuyó a dar mayores elementos sobre el desaseo y reforzó la conciencia de que era un proceso indefendible, amañado desde el principio y diseñado a modo.

“El que se caiga esta licitación con privilegios estatales es fruto del peso fundamental de la opinión pública, y se debe al singular e importantísimo contrapeso que, sobre el poder fáctico de la televisión, ejercen los medios democráticos, sobre todo la prensa escrita, que es el gran equilibrio de los fenómenos de abuso de poder.

Es una nueva victoria de la sociedad y la opinión pública, que ha sabido presionar y denunciar, y se ha ocupado de un asunto que resulta tan sofisticado y lejano a veces, pero que es importante para el bolsillo de los más desprotegidos, porque hasta en las familias más pobres hay un teléfono celular.

–Molinar apostó todo su capital político con miras al respaldo de Televisa en 2012. ¿Fracasó Juan Molinar Horcasitas?

–Este hecho confirma que el secretario se empeñó en un asunto indebido, que apostó y ha perdido. Ha resultado un auténtico fracaso y lastima de una manera medular su eficacia en el gabinete del presidente Calderón.

“Es un funcionario que apuesta, a veces sin razón, en decisiones incluso por encima de la ley. Todo este brincoteo a las sentencias y medidas cautelares enrareció más el ambiente, cuando pudieron modificar las bases de licitación, declararla desierta y no otorgar el título. Pero decidió ir con todo y se cayó la licitación.

–¿Se acabaron las aspiraciones presidenciales de Molinar?

–Éste es un hecho que a Molinar se le convierte, como en su momento a Creel, las concesiones de casinos.

“Creel supo rectificar, incluso reinventar su posición política, pero Molinar no entendió ni aprendió esa lección.

“Y que la gente, sobre todo el panismo, no ve bien que alguien que aspira a la Presidencia entre en procesos de entrega de concesiones a cambio de favores, o en espera de ellos.

Porque desde ahí se constituye en rehén, en esclavo de los procesos que fortaleció. Y para Molinar es negativo porque no pudo defender la licitación 21 y se le cayó.