Espectáculos
Ver día anteriorMiércoles 24 de noviembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El músico uruguayo ofrecerá mañana un concierto en el teatro Metropólitan

México necesita de canciones que hablen de respeto: Drexler

Un tema es una emoción momentánea que se escucha un día en el coche o en el autobús de camino al trabajo; quizá no cambie al mundo, pero sí la percepción de una persona, expresa

Arturo Cruz Bárcenas
 
Periódico La Jornada
Miércoles 24 de noviembre de 2010, p. a12

El uruguayo Jorge Drexler, ganador de un premio Óscar por Al otro lado del río, tema que aparece en la cinta Diarios de motocicleta (del brasileño Walter Salles), ofrecerá un concierto mañana a las 21 horas en el teatro Metropólitan.

En entrevista telefónica con La Jornada desde Madrid, el compositor opinó sobre la violencia que se vive en el país: Lo digo con mucha pena, con mucha preocupación: México ha hecho una escalada en los años recientes en dirección de lo que hoy ya tiene nociones de guerra civil; son horribles las imágenes que nos llegan y sería ingenuo pensar que esa situación se puede arreglar con canciones; me parece que hay cosas muy importantes por hacer. Llevo un repertorio basado en el respeto a la vida, que es lo primero, no uno de odio.

Agregó: “A pesar de la situación en México, creo que quedará un eco de frases como la vida es tan valiosa como una estrella y para mí no hay una piedra en el mundo que valga una vida. Toda vida es sagrada… Eso aparece en mi repertorio y trato de que se quede reverberando. México requiere canciones que hablen del respeto”.

Drexler estuvo en Las Vegas  para asistir a la ceremonia de entrega de los Grammys, a los que estuvo postulado en cuatro categorías, pero no ganó ninguna. Señaló que más vale no esperar obtener premios y si llegan, agradecerlos.

En referencia a la función social del arte comentó que “tiene varias funciones: tiene que ver con el conjunto de seres humanos y con el individuo en sí. Una canción es una emoción momentánea que se escucha un día en el coche o en el autobús camino al trabajo, y quizá no cambie al mundo entero, pero sí la percepción de una persona, pues puede conectar con algo que desde hace tiempo se intuye, que no se sabe cómo explicar, y que en un momento, casi como epifanía, hace entender cosas y la suma de varios estados de gracia de las personas, sí puede hacer algo por la sociedad.

Yo practico menos la canción periodística; creo más en lo que se insinúa, pero esa es mi manera de describir los hechos, otras personas escriben crónicas sociales explícitas. Yo prefiero despertar emociones con imágenes, dijo.

En la actualidad, señaló, no se puede vivir sin música; una canción puede ser caricia o dolor. En todo eso, priva lo íntimo, precisó. Internet no es deshumanizante; es casi la más humana de las invenciones. La gente usa la red para todo, para lo que nos define como especie, como seres humanos; es más las redes sociales pueden ser espacios de intercambio de cosas muy profundas y ayudan mucho a quienes están solos. En mi caso, yo más que tener éxitos radiales o de superventa (¡Nunca he tenido uno sólo de estos!), me he difundido de boca en boca y de blog a blog. Tengo la suerte de que la gente haga suyas mis canciones, mis palabras y mis melodías. Que la gente represente sus sentimientos dentro de un blog  es lo más lindo a lo que puede aspirar alguien que escribe canciones.

El músico uruguayo dijo que valora más lo que le ha pasado con los blogs que con los Grammys: La emoción de esos premios es muy buena, rápida y efímera. Está dirigida más a las capas del ego, de la autoestima. Claro, es lindo que lo premien a uno. Hago los discos por aprender algo de mí mismo.

Sobre Una canción me trajo hasta aquí, tema postulado al Grammy, expuso que la grabó hace varios años para Ana Belén y Víctor Manuel. Hablo de algo que pasaba en mi vida, la cual iba en otra dirección, pues me estaba graduando de médico. Fueron las canciones las que me llevaron a España, las que hicieron que dejara mi hogar. Cada vez que canto ese tema siento la verdad. De hecho, es una de las piezas más sencillas que he escrito en mi vida. Los acordes y la melodía son de lo más básico.

Este autor  llega a México luego de una gira en la que ha dado más de 50 conciertos.

Añadir un comentario