Estados
Ver día anteriorJueves 25 de noviembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Deplora falta de apoyo del gobierno federal

Cuetzalan rechaza tienda de Wal-Mart
Javier Puga Martínez
La Jornada de Oriente
Periódico La Jornada
Jueves 25 de noviembre de 2010, p. 36

Cuetzalan, Pue., 24 de noviembre. El ayuntamiento y pobladores de Cuetzalan del Progreso, municipio de la sierra nororiental de Puebla donde la mayoría de la población es indígena, rechazaron la instalación de una tienda de la cadena Wal Mart.

Durante una sesión de cabildo abierta a los habitantes –la segunda que se realiza de esta forma en 200 años– los asistentes criticaron al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) y a la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), así como a las autoridades del estado porque no se han manifestado contra la intención de Wal-Mart de abrir una tienda Bodega Aurrerá, a pesar del riego que representa para este pueblo mágico, uno de los 32 que cuentan con esa categoría en el país.

Rufina Villa, secretaria del órgano ejecutivo del comité de ordenamiento ecológico, subrayó que la llegada de Wal-Mart traerá consecuencias negativas en todos los ámbitos, por ejemplo, 600 establecimientos comerciales, de elaboración de alimentos y de prestación de servicios desaparecerían en los primeros meses de funcionamiento de la tienda.

La trasnacional, dijo, ha ofrecido crear 60 empleos, pero dejaría sin trabajo a mil 600 personas que dependen de estos negocios, lo que perjudicaría a más de 3 mil personas.

Durante la reunión, celebrada la noche del martes, el presidente municipal Manuel Morales Soto subrayó que la empresa solicitó instalarse en el municipio, pero el ayuntamiento decidió hacer un análisis sobre los efectos que ha tenido la operación de Wal-Mart en México y en el resto del mundo.

Se descubrió que la trasnacional acapara 50 por ciento del mercado minorista nacional, que las ganancias que obtiene por sus ventas no se quedan en el país, sino que se van a Estados Unidos, y que el comercio local desaparece en las inmediaciones de sus establecimientos.

La instalación de las tiendas del consorcio, agregó, obedece a contubernios con los gobiernos federal, estatal y municipal, que en ningún caso benefician a la población y, en Cuetzalan, las consecuencias serían graves para la economía, la cultura y el entorno ambiental.

Después de hacer este análisis, dijo el edil, se sometió la propuesta a consulta pública y el rechazo fue generalizado.

Pobladores y gobierno también coincidieron en que la operación de al tienda iría en contra del plan de ordenamiento ecológico que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla realizó durante más de dos años y que fue aprobado el mes pasado por el ayuntamiento.