Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 8 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Cambio Climático
COP 16: angustioso llamado de naciones vulnerables
Georgina Saldierna y Angélica Enciso
Enviadas
Periódico La Jornada
Miércoles 8 de diciembre de 2010, p. 46

Cancún, Quintana Roo, 7 de diciembre. Al comenzar el segmento de alto nivel en las negociaciones de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP16), en el que ya están presentes ministros y jefes de estado, los países más vulnerables por el deterioro ambiental lanzaron hoy un angustioso llamado para lograr acuerdos que permitan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cuestionaron que en esta reunión no se esté negociando la segunda fase del Protocolo de Kyoto, mientras las naciones desarrolladas integradas en el Grupo Paraguas pidieron a las partes flexibilidad y examinar las cuestiones claves de los problemas ambientales.

En la reunión plenaria de la conferencia, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, retomó el calendario maya para señalar que el mundo se encuentra en el año 13 águila, quetzal y cóndor, en el que tiene la capacidad de ir al mundo o bajar al inframundo. Y el cambio climático es el inframundo que está provocando muerte y desastre.

Recordó que su país vivió 109 días de emergencia bajo la lluvia, durante los cuales se perdieron muchas vidas e infraestructura; calculó que los daños materiales costarán la cuarta parte del presupuesto gubernamental anual.

Ya sin la presencia del presidente Felipe Calderón, quien abrió los trabajos del segmento de alto nivel, el mandatario pidió a los 194 delegados presentes preguntarse lo que van a contestar a sus hijos y nietos sobre lo que pasó en Cancún. La respuesta va a depender de las conclusiones y de lo que se avance en la convención. Dios nos dio a los seres humanos la capacidad de perdonar y olvidar, pero a la naturaleza no se la dio, señaló.

La naturaleza no perdona el daño que le hacemos; nos lo cobra. Un ejemplo es que ya no se pueden prever inviernos como antes, dijo. Destacó que un río de su país tenía una cota máxima en su historia de 320 metros cúbicos por segundo, pero en la última tormenta llegó a mil 700 metros cúbicos. Era imposible parar la destrucción de puentes y poblados, puntualizó.

Como parte de los países más vulnerables por el cambio climático, dijo a los delegados que no piensen en función de cuánto bióxido de carbono van a reducir, sino cuántas muertes van a evitar.

Marcus Stephen, presidente de Nauru, pequeña isla del Pacífico que podría desaparecer si se incrementa el calentamiento de la atmosfera, destacó que ninguna de las palabras que se utilizan en la Micronesia captura la gravedad de la crisis ambiental. Sin una acción valiente nuestros hijos tendrán que buscar las palabras para transmitir la tragedia, cuando no tendría que ser así.

Resaltó que las negociaciones no están estancadas por divisiones ideológicas –como sugirió la canciller mexicana Patricia Espinosa, luego de aclarar que no pedimos caridad. Nuestros principios no se venden a quienes paguen más, en alusión a las revelaciones de Wikileaks relativas a que los países insulares y africanos podían ser convencidos de apoyar las propuestas de las naciones más desarrolladas a cambio de financiamiento.

Explicó que su margen de avenencia es muy poco, pues en realidad cuando nos piden avenirnos nos están diciendo cuántas islas estamos dispuestos a perder.

Johnson Toribiong, presidente de Palau, otra pequeña isla del Pacífico, resumió en una frase el problema de los países insulares: Los oceános que fueron nuestro sustento ahora amenazan con comernos.

Reprochó que las naciones menos responsables del cambio climático son las que se ven más amenazadas, luego de llamar a las delegaciones a actuar con responsabilidad y lograr un acuerdo incluyente que inicie con la reducción de gases contaminantes.

Tillman Thomas, primer ministro de Granada, llamó con urgencia a la acción y dijo que en Cancún no se deben buscar decisiones simbólicas que den buena fachada.

Por el Grupo de los 77 y China, la representación de Yemen recordó que las lluvias torrenciales en Colombia y Santa Lucía, han obligado a miles a salir de su territorio.

Greg Combet, ministro de energía y cambio climático, habló a nombre del Grupo Paraguas –Canadá, Japón, Rusia y Estados Unidos– y resaltó las virtudes del acuerdo de Copenhague al senalar que va más allá del 2012 cuando termina la primera fase del protocolo de Kyoto.