Capital
Ver día anteriorJueves 9 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Serie de factores para el manejo y disposición de residuos impactan el erario: Rosalío Nava

La basura clandestina en el Bordo, por falta de control, señala Obras

Sólo hay cuatro vigilantes para resguardar las 375 hectáreas del relleno

A eso se suman los acuerdos entre recolectores y empresas, dice el funcionario

Ningún servidor ha sido sancionado

Foto
Un día de actividad en el tiradero del Bordo 2, en la parte del estado de MéxicoFoto José Carlo González
Laura Gómez
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de diciembre de 2010, p. 42

La gran extensión del terreno (375 hectáreas), los acuerdos entre recolectores de basura y empresarios para reportar un monto menor al generado y evadir pagos, la posibilidad de arrojarla en la parte colindante con el estado de México y el poco personal de vigilancia (cuatro) han provocado el depósito clandestino de 2 mil 500 toneladas de residuos sólidos en el relleno sanitario Bordo Poniente.

El director de transferencia y disposición final de la Secretaría de Obras y Servicios local, Rosalío Nava, explicó en entrevista que diariamente 350 tráileres depositan la basura, pero la ausencia de básculas para verificar que los informes oficiales levantados por el personal coincidan con lo que entra en la cuarta etapa del relleno permitió que muchas toneladas pasaran tranquilamente.

A ello se suma la falta de vigilancia, pues requeriríamos un policía cada 10 metros para impedir y sancionar a las personas que arrojan basura por encima de las bardas, o donde el alambrado ha cedido al paso del tiempo o a actos vandálicos, así como los acuerdos entre particulares y recolectores para reportar una cantidad menor a la depositada a cambio de algún pago.

Esa situación impacta directamente al erario por el manejo y disposición, y porque los grandes generadores de basura no pagan por los excedentes. Aun cuando ningún servidor público ha sido amonestado ni se le ha fincado responsabilidad, estamos en el proceso de instalar controles para eliminar esas toneladas, que hoy traemos volando, cuando tenemos la obligación de reducir el envío de residuos sólidos al Bordo.

Las inspecciones puestas en marcha, conjuntamente con el Instituto de Verificación Administrativa del Distito Federal (Inveadf) en los accesos al relleno, donde se pesarán los camiones y cotejará con el informe especial elaborado, permitirán identificar cualquier desvío.

El objetivo es poner controles que eviten la entrada de basura sin el pago correspondiente de los 2 mil generadores de altos volúmenes de residuos, como centros comerciales e industrias, entre otros, con el fin de incrementar los ingresos por este concepto, que ascienden a 15 millones de pesos anuales, señaló.

Precisó que a partir del 31 de diciembre el relleno sólo podrá recibir 12 mil toneladas. Ya se redujeron 600 y existe al posibilidad de bajar aún más, antes de pensar en enviarlos a los rellenos privados construidos en el estado de México, con cargo al erario de la ciudad, agregó.