Capital
Ver día anteriorJueves 9 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Buscan evitar largas filas y esperas

Agilizarán ingreso de visitantes a los penales
Alejandro Cruz Flores
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de diciembre de 2010, p. 45

Los familiares que visitan a sus internos en los centros penitenciarios tardan hasta cuatro horas formados en largas filas nada más para ingresar al penal. Esta situación ha motivado a que en reclusorios como el Norte los vecinos se dediquen a apartar lugares, para lo cual se forman desde la madrugada en las inmediaciones del penal para después vender el espacio.

Por este motivo, la subsecretaría del Sistema Penitenciario del Distrito Federal lanzó un proyecto de registro y control de la visita, con el fin de agilizar el acceso de las más de cinco millones de personas que acuden a visitar a sus reclusos, evitando así las largas filas, pérdida del tiempo, molestias y actos de corrupción, como la venta de pases ilegales desde el exterior de los penales.

Hay personas que no tienen a qué ir, pero les gusta visitar las cárceles. No pretendemos evitar u obstaculizar el ingreso de la visita, pues ésta es importante en este proceso de internamiento, explicó la titular de la dependencia, Celina Oceguera Parra.

El programa incluye la digitalización del kárdex de visita (documento en el que los internos anotan los nombres de las personas que los visitan), remodelación de las aduanas de personas e instalación de tecnología para el control de acceso en los tres centros de mayor población: los reclusorios Norte, Oriente y Sur.

Según cifras de la subsecretaría, de enero a noviembre de este año poco más de cinco millones de personas ingresaron a los penales de la ciudad de México para ver a sus familiares presos. De este universo de visitantes 64 por ciento son mujeres, 31 por ciento hombres y el resto menores de edad.

En el Reclusorio Norte, explicó Oceguera Parra, se ha concluido ya con el proceso de depuración del kárdex, lo que ha permitido disminuir el número de visitantes, labor que también se realizará en los centros Oriente y Sur. El nuevo sistema tendrá un costo de 27 millones de pesos y se espera que en una segunda etapa se incluya al resto de los penales de la ciudad.