Mundo
Ver día anteriorSábado 9 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Luis Posada Carriles, absuelto en Texas

Para hacer justicia por atentados que cometió debe ser extraditado, afirma el abogado José Pertierra

David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 9 de abril de 2011, p. 36

Nueva York, 8 de abril. Luis Posada Carriles, ex empleado de la CIA, veterano de la fallida invasión a Cuba, operativo de apoyo a la contra nicaragüense y acusado de ser el autor intelectual de los peores atentados terroristas en el continente americano fue absuelto hoy en un tribunal en El Paso, Texas, pero sólo por cargos relacionados con mentir a autoridades migratorias, y no por el largo historial por el cual aún es buscado por la justicia de Venezuela y otros países.

Después de un juicio que se alargó 13 semanas, y sólo tres horas después de empezar a deliberar, el jurado llegó al veredicto unánime de no culpable en cada uno de los 11 cargos de perjurio, obstrucción de justicia y fraude migratorio.

El veredicto marca el final de un proceso fiscal del gobierno estadunidense contra Posada Carriles iniciado hace cuatro años, cuando fue acusado de ingresar de manera ilegal a Estados Unidos, y ahora todo indica que podrá seguir viviendo tranquilamente en Miami, donde es considerado héroe. Al concluir el juicio salió del tribunal como hombre libre.

Así, la única acción legal pendiente en su contra es la solicitud de extradición de Venezuela para enjuiciarlo por 73 cargos de homicidio calificado, ya que es acusado de ser el autor intelectual del atentado terrorista más grave de América Latina, el bombazo de un vuelo de Cubana de Aviación cometido en 1976.

El Departamento de Justicia indicó que estaba decepcionado por la decisión, según su vocero, Dean Boyd, reportó Reuters. Pero José Pertierra, abogado que representa al gobierno de Venezuela en su esfuerzo por enjuiciar a Posada Carriles, dijo a La Jornada: le sugiero al gobierno de Estados Unidos que no se decepcione tanto y que lo extradite.

El caso en El Paso surgió en torno a su ingreso ilícito a Estados Unidos en 2005, donde primero solicitó el asilo político y después la ciudadanía.

Fiscales federales lo acusaron de mentir sobre la forma en que entró al país, así como en sus declaraciones, negando su participación en actos terroristas, en particular los ataques con bombas en hoteles y sitios turísticos en Cuba en 1997, que cobraron la vida del turista italiano Fabio di Celmo y dejaron heridas a 12 personas más.

Pertierra, que asistió todos los días al juicio en El Paso, declaró este viernes a La Jornada que la evidencia presentada tanto sobre las mentiras para el ingreso a este país como sobre su participación en los atentados era contundente. Agregó que tanto las declaraciones grabadas del propio Posada Carriles como de múltiples testigos comprobaban que había mentido, más claro no podía estar.

Los testigos que ofrecieron pruebas y declaraciones al jurado de que Posada había mentido incluyeron expertos forenses e investigadores cubanos, socios del propio acusado, y hasta a la reportera Ann Louise Bardach, quien hizo una entrevista al terrorista para el New York Times, en la cual él admite ser autor intelectual de los atentados contra los hoteles en Cuba.

Pero el veredicto, dijo Pertierra, no me sorprendió, indicando que el teatro que montaron, la confusión que eso generó entre el jurado, le ganó a las pruebas.

Al explicar cómo fue posible que se llegara a un veredicto de no culpar a Posada Carriles, a pesar de la presentación de testigos, grabaciones y entrevistas que comprobaban su responsabilidad en los cargos de mentiras, perjurio y obstrucción, Pertierra señaló que los juicios con jurados en este país son parte de un sistema fallido, donde esto suele ocurrir, lo cual pudo ver el mundo, recordó, con el caso de OJ Simpson, hace unos años. Afirmó que los integrantes de los jurados –ciudadanos seleccionados por los abogados y fiscales–, suelen ser ignorantes de lo que enjuician, así como sujetos a ser confundidos y abrumados por todo tipo de manipulación por los abogados. A la vez, el alargamiento hasta tres meses de un juicio que no ameritaba tanto tiempo como parte de la estrategia de los defensores, contribuyó a generar un jurado ciego y sordo. Además, lograron, con autorización de la juez, realizar un tipo de minijuicio dentro del proceso contra Cuba y los testigos de ese país, con el fin de descalificarlos y hasta acusarlos de tortura y otras violaciones.

Aunque el juicio fue notable por ser la primera vez en Estados Unidos que el gobierno presentó pruebas contra su ex empleado (fue agente de la CIA hasta 1976, y después colaboró con la guerra secreta de Washington para ayudar canalizar asistencia a las fuerzas de la contra nicaragüense en los años 80), cabe subrayar que nunca ha sido formalmente acusado y menos fiscalizado en territorio estadunidense por su participación en actos de terrorismo, así como que este juicio sólo se limitó a las acusaciones de haber mentido sobre su papel en algunos de esos atentados. Ello, a pesar de que las autoridades estadunidenses lo han calificado de sospechoso de terrorismo y de que está en la lista oficial de personas que tienen prohibido abordar vuelos comerciales en este país.

Además de ser empleado de la CIA, vale recordar que Posada Carriles participó en la invasión de Bahía de Cochinos, promovida por Estados Unidos; fue oficial en el ejército de Estados Unidos y en 1976 se mudó a Venezuela para encabezar el servicio de inteligencia de ese país. Ese mismo año fue arrestado tras ser acusado de ser el autor intelectual del atentado contra un vuelo de Cubana, y escapó antes de enfrentar un juicio civil por ese ataque, en ese momento el peor que había ocurrido en el continente americano. En 2001 fue arrestado en Panamá, por planear un complot para asesinar a Fidel Castro con 200 libras de dinamita y explosivos C-4 en un auditorio repleto de estudiantes en 2000, pero después fue indultado por la presidenta panameña Mireya Moscoso, en 2004, para reaparecer poco después en Estados Unidos. En 2005 fue arrestado aquí, con lo cual se inició todo un proceso que culminó hoy con su absolución.

Mi camino aun no ha terminado; la naturaleza de la lucha ha cambiado, pero aún es la misma, declaró Posada Carriles después de concluir el juicio, reportó la agencia Afp. Agregó que se dedicaría, de manera pacífica, a restaurar lo que era antes Cuba.

Para saber más de su camino se pueden ver los documentos de la CIA y otras agencias estadunidenses que detallan la carrera de Posada Carriles en el sitio del centro de investigaciones y documentación National Security Archive: www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB334/index.htm.

Pertierra informó que el gobierno de Venezuela continúa demandando que el estadunidense cumpla con sus obligaciones y responda a la solicitud de extradición de Posada Carriles.

Los 73 cargos de asesinato en Caracas valen más que 11 cargos de perjurio en El Paso, afirmó Pertierra.