Mundo
Ver día anteriorSábado 9 de abril de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Guerra a Libia
GB lamenta la muerte de rebeldes por error

Kadafi utiliza a mercenarios de Bielorrusia y África, afirma la ONU; Minsk lo niega

Foto
Oraciones en el sepelio de los rebeldes muertos por la OTANFoto Reuters
Dpa, Afp y Reuters
The Independent
Periódico La Jornada
Sábado 9 de abril de 2011, p. 22

Trípoli, 8 de abril. El gobierno británico desautorizó hoy declaraciones de uno de sus propios comandantes al calificar de profundamente lamentable el ataque de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra un convoy rebelde en el este de Libia, en el que perecieron al menos cuatro personas, y sostener que esa organización debe ofrecer disculpas.

Enfurecidas por el ataque del jueves, fuerzas rebeldes señalaron que intentarían minimizar el riesgo del fuego amigo en el territorio en disputa entre las ciudades orientales de Brega y Ajdabiya pintando de color de rosa el toldo de sus vehículos.

El almirante Russell Harding, subcomandante británico de la campaña aérea, había negado las afirmaciones del general Abdul Fatá Younes, líder de los rebeldes, de que la coalición recibió aviso del avance de una columna de tanques hacia Brega antes de que lanzara los ataques.

“No me disculpo –manifestó en el cuartel operativo de la OTAN en Nápoles, con respecto al segundo accidente fatal cometido con los rebeldes en una semana–. La situación en el terreno era extremadamente fluida y lo sigue siendo, y hasta anoche no habíamos recibido información”.

Sin embargo, el ministro británico del Exterior, William Hague, dijo más tarde a la BBC: Creo que debimos decir que es profundamente lamentable. Y me parece que si algo así ocurre, no nos cuesta nada ofrecer disculpas.

La respuesta de la OTAN se produjo cuando fuerzas rebeldes en la occidental de Misurata combatían con las tropas del coronel Kadafi por el control de un camino que comunica el centro de la ciudad con el puerto. Un testigo declaró a Reuters que los insurgentes buscaban evitar que el régimen recobrara el control del camino, línea vital para los esfuerzos internacionales por ayudar a los civiles que no han podido escapar. El Comité Internacional de la Cruz Roja informó que un barco con ayuda humanitaria fletado por esa organización debe llegar a Misurata al mediodía de este sábado.

Junto con las ofensivas aéreas, la OTAN y Naciones Unidas esperan también baldar las finanzas del régimen, y hoy Washington extendió su lista negra de sancionados con la inclusión de cinco prominentes funcionarios libios y dos fondos controlados por la familia Kadafi. Entre los afectados por las sanciones –que congelan todos los activos que pudieran tener en Estados Unidos y prohíben hacer transacciones con ellos– están el primer ministro, Alí Majmoud Bagdadi, y el ministro del petróleo Shukri Ghanem, personaje cultivado y relativamente reformista a quien era considerado un posible desertor del régimen. Los otros funcionarios nombrados por el Tesoro estadunidense son el jefe del gabinete de Kadafi, Bashir Saleh; el ministro de Finanzas, Abdulhafid Zlitni, y el director de Seguridad Interna, Tohami Jaled.

Entre tanto, un informe de Naciones Unidas señaló que Kadafi utiliza cientos de mercenarios, sobre todo de África y Bielorrusia, para combatir a los rebeldes, y que podrían estar implicados en violaciones a los derechos humanos. Bielorrusia ha negado que haya ciudadanos suyos entre las fuerzas mercenarias en Libia.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya