Mundo
Ver día anteriorViernes 29 de julio de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

También se manifestaron contra las agencias de calificación de EU

Rechazan indignados en Madrid el pacto por la estabilidad de la divisa única europea
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 29 de julio de 2011, p. 25

Madrid, 28 de julio. Con una enorme pancarta con el símbolo del euro, dos centenares de indignados recorrieron el centro de esta capital gritando consignas contra el pacto por la estabilidad de la divisa europea acordado por los gobiernos del continente, y también hicieron una visita a las sedes de las agencias de calificación más influyentes del mundo, Moody’s, Standard & Poor y Fitch.

El movimiento del 15 de mayo (15-M), que surgió como consecuencia de los efectos devastadores de la crisis económica en el empleo, señala a estos consorcios empresariales como uno de los principales responsables del colapso del modelo financiero y económico mundial.

Con gritos de ¡Culpables! y ladrones, los indignados recorrieron gran parte del centro histórico de Madrid hasta llegar a un edificio situado en el llamado corazón financiero de la ciudad, en pleno Paseo de la Castellana, para señalar a estas agencias de calificación estadunidense que ni previeron la crisis y, en cambio, sí han sacado provecho de los multimillonarios planes de rescate aprobados por los gobiernos, según el movimiento del 15-M.

La plataforma Democracia Real Ya, una de las organizaciones que forman parte del movimiento, elaboró un documento en el que expresa la postura de estos ciudadanos indignados ante las medidas europeas encaminadas a mantener a flote la moneda única y ponerla a salvo de los ataques de especuladores financieros.

Entre los señalamientos destaca una crítica directa al gobierno español del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y al Banco de España por “refinanciar ad infinitum a promotores, constructores y grandes empresas manifiestamente insolventes, así como que bancos y cajas no valoren en precios de mercado (mark-to-market) sus activos y que las entidades financieras se salten los límites de financiación cuando se trata de colocar sus propios inmuebles”.

Además, advirtieron que los ciudadanos españoles no reconocemos esta deuda odiosa, contraída por especuladores privados y asumida por el Estado, utilizando recursos públicos para ayudar ilegítimamente a la banca privada en detrimento de la población, que se ve sometida a pérdidas de ingresos y derechos para pagarla.

Precisamente estos señalamientos se expresaron ante la sede central del Banco de España, pero sin duda las principales críticas fueron contra las agencias de calificación estadunidenses, señaladas en numerosos documentos e informes sobre la crisis internacional, incluido el documental Inside the job, uno de los referentes del movimiento de los indignados españoles.