Cultura
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El pintor recibió un homenaje de amigos y admiradores en su primer aniversario luctuoso

Phil Kelly fue un poeta de la libertad total, indiferente a todas las tendencias: Emerich
Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. 6

Con motivo de su primer aniversario luctuoso, Phil Kelly fue homenajeado por amigos y admiradores –en el Museo Universitario del Chopo–, donde se presentó el documental Mi patria son mis zapatos, del cineasta Bernardo Arcos, quien hizo un pequeño recorrido por la vida del pintor de origen irlandés y naturalizado mexicano.

La ceremonia se efectuó el día 7, fecha en que el artista cumpliría 61 años, y contó con la presencia del crítico de arte Luis Carlos Emerich, quien realizó un emotivo retrato de su amigo: Ni impresionista ni expresionista ni primitivo ni salvaje; Phil Kelly fue un poeta de la libertad total, indiferente a todas las tendencias del arte del siglo XX. Fue un poeta de acción, sus poemas son proezas de colores exprimidos sobre telas y papeles.

Nadie como él, enfatizó Emerich, pintó el entorno de la ciudad de México de manera afectuosa y obsesiva. También evocó las calles, los puentes, los edificios, las plazas, las glorietas, los parques, las cantinas, los cielos, las palmeras, las noches, los transeúntes y los automóviles que Kelly plasmó en sus obras como una enorme mancha polícroma y polimorfa.

Phil fue alegre, afable, nunca en los más de 20 años habló de problemas y dramas, ni de conflictos. Fue un gran lector de poesía, le gustaba el cine, leía ensayos. Curiosamente estaba enterado de todo lo que acontecía en el mundo de la plástica, recordó Emerich.

Es el pintor más asiduo, compulsivo y obsesivo de la ciudad de México.

En el acto realizado en el Foro del Dinosaurio del Museo Universitario del Chopo, Bernardo Arcos se refirió a Kelly como el caminante incansable del mundo y de los sueños, porque plasmó en su pintura caminos que llevan a múltiples lugares.

En el documental, que dura 30 minutos, el realizador recuerda al pintor y al hombre que siempre, hasta en sus últimos días, defendió el derecho a vivir con pasión.

En el homenaje estuvieron presentes la poeta Pura López Colomé y la viuda del artista, Ruth Munguía, entre otros.

Pura López Colomé dio lectura al texto intitulado Cómo vives hoy, en el que aludió a su amistad con el artista, la grabación del documental, y el mundo que observó y plasmó en su obra.

Se filmó caminando por la colonia Cuauhtémoc, subiendo y bajando en las banquetas, cruzando calles, mirando lo feo, lo simpático, loco y tristísimo, conducido por unos zapatos, que más que patria eran el vínculo único, registro de su tránsito, y arrojado en el color intenso que siempre mostraba con dominio infantil, ese hombre que iba y venía hechizado por el tragafuegos.

Como parte del homenaje a Phil Kelly, se exhibe el cuadro Biombo, palmera y Reforma en el Museo Universitario del Chopo (calle Doctor Enrique González Martínez 10, colonia Santa María La Ribera).