Política
Ver día anteriorDomingo 14 de octubre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Falacia, que genere más empleo; legitima la discriminación hacia esta comunidad

La reforma laboral también ignora los derechos de los gays, afirma López Vela

Por no capacitar a transexuales, les deja como única alternativa la prostitución: el activista

Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Domingo 14 de octubre de 2012, p. 9

Además de vulnerar las conquistas históricas de la clase obrera, la reforma laboral propuesta por Felipe Calderón es omisa frente las necesidades específicas de algunos sectores vulnerables, como los grupos de diversidad sexual, ya que no hace mención de los obstáculos que suelen enfrentar las y los homosexuales en el ámbito del trabajo.

Jaime López Vela, coordinador de la organización Agenda LGBT, afirmó lo anterior y llamó a los legisladores a no aprobar una iniciativa que no se pronuncia sobre los bajos salarios, la imposibilidad de ascensos y los despidos injustificados contra gays y lesbianas, ni sobre la falta de capacitación para la comunidad transexual, cuya única alternativa de empleo suele ser la prostitución.

Nos oponemos a la reforma por todo lo que representa en general: porque es una falacia que genere más empleos, pero además consideramos que pretende legitimar la homofobia en el ámbito laboral, porque sigue sin extender los derechos y beneficios que tienen los trabajadores a sus parejas del mismo sexo y a sus familias, explicó en entrevista con este diario.

Aunque el propio Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación señala que la población más marginada del país son lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, la iniciativa calderonista no aborda este problema, por lo que transgrede los principios constitucionales de libertad e igualdad, aseveró.

Por otro lado, dijo el activista, la reforma aprobada por la Cámara de Diputados tampoco se refiere a las condiciones particulares de empleo de las personas que viven con VIH/sida, quienes necesitan tiempo suficiente para acudir a hospitales a monitorear su estado de salud, lo cual suele acarrearles problemas con sus empleadores.

“No nos oponemos a que haya una reforma laboral, pero la que necesitamos no es ésta, sino una que esté contra los cacicazgos y la corrupción de los Romero Deschamps y las Elba Esther Gordillo; que dé salario digno a nuestras familias, que acabe con todas las formas de discriminación y nos dé plena inclusión social y económica”, indicó el activista.

En caso de que el Senado haga caso omiso de sus llamados y ratifique la propuesta de Calderón, consideró López Vela, los grupos de defensa de la diversidad sexual lo denunciarán ante la unidad especializada en el tema de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y pedirán la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Ninguna iniciativa de ley, por preferente que sea, puede ser omisa, discriminatoria y homofóbica, y esta reforma viola nuestros derechos humanos de muchas formas, sostuvo.