Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 1º de agosto de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La población en pobreza, en tres niveles de carencia, advierte el consejo

En inseguridad alimentaria, 51.5 millones de mexicanos: Coneval

La falta de recursos económicos lo primero que afecta es la alimentación, ya que se consume menos en cantidad y calidad, y se relaciona con el aumento de obesidad: especialista

Foto
Si se quiere una alimentación sana con ensaladas y carnes magras se requieren recursos, pero también hay opcioners como la torta de tamal, señaló el experto Miguel Calderón CheliusFoto María Meléndrez Parada
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Jueves 1º de agosto de 2013, p. 35

Hay 51.5 millones de mexicanos (44 por ciento) que enfrentan algún grado de inseguridad alimentaria, que puede ir de leve a severa, y uno de cada 10 mexicanos enfrentó falta de acceso a alimentos de calidad, suficientes, variados, dejó de comer un día o de tener una de las tres comidas, advierte el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Esta cifra, que se acerca a los 53.3 millones que viven en pobreza, indica que cuando se carece de recursos económicos, lo primero que se afecta es la alimentación, ya que se consume menos en cantidad y calidad, señaló Miguel Calderón Chelius, especialista en pobreza y consultor independiente. Además esta relacionado con el aumento de obesidad, ya que la población consume más calorías y deja de lado nutrientes, explica en entrevista.

De acuerdo con el Coneval en seguridad alimentaria en 2012 había 65.8 millones de personas (56.1 por ciento). Reporta que hay 24.2 millones (20.6 por ciento) que se encuentra en inseguridad alimentaria leve, lo cual supera con 2 millones a las personas que había en esta condición en 2010.

En inseguridad alimentaria moderada hay 16 millones (13.7 por ciento), 100 mil menos que en 2010, y en inseguridad severa están 11.3 millones de personas (9.7 por ciento), un millón menos que hace dos años.

Los datos los obtuvo el Coneval a través de la Escala Mexicana de Seguridad Alimentaria, en la cual se hace referencia a los tres grados de inseguridad, aunque para el organismo la carencia en el acceso a la alimentación se da cuando las condiciones son moderadas y severas. Esto ocurre cuando un hogar es carente por falta de dinero u otros recursos experimenta disminución de la cantidad de alimentos o si sus integrantes experimentan hambre.

Para definir la inseguridad, el Coneval formula 12 preguntas referidas a adultos y jóvenes menores de 18 años, entre las que están si en los últimos tres meses la alimentación fue poco variada; si se dejaron de hacer alguno de los tres tiempos de comida; se comió menos cantidad; si por falta de dinero se quedaron sin comer; si hubo hambre, pero no se comió, y si se dejó de comer un día. En caso de que se haya respondido positivamente una pregunta, la inseguridad es leve, si se responden afirmativamente de tres a cuatro preguntas, es moderada, y severa si son positivas cinco respuestas.

Calderón Chelius consideró que cuando no alcanzan los ingresos para adquirir alimentos, la dieta se tiene que adaptar, se quitan productos y se reduce la calidad. Por ejemplo, si se consumen dos kilogramos de tortillas, no hay hambre, pero hay mala alimentación, lo cual con el tiempo provoca obesidad y carencia de nutrientes.

Si se quiere tener una alimentación sana con ensaladas y carnes magras, se requieren recursos, pero si no hay existen opciones como la torta de tamal. Por eso, agregó, el concepto de carencia alimentaria es confuso, porque si a las personas que consumen estos alimentos se les pregunta si tuvieron hambre van a decir que no.

Consideró que toda la población en pobreza, ya sea multidimensional o por ingreso, está en situación de carencia alimentaria, y es en la calidad de la alimentación donde para la gente es más fácil hacer ajustes económicos, se consumen más carbohidratos, productos con aporte calórico como los refrescos porque son más baratos, hay asociación entre obesidad y pobreza.