Mundo
Ver día anteriorMiércoles 18 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Snowden ofrece ayuda a Brasil para transparentar los programas de espionaje de EU

Gigantes de Internet pugnan ante Obama por reformar la NSA

Altos ejecutivos de 15 de las más importantes empresas cibernéticas acuden a la Casa Blanca

La agencia, bajo presión tras fallo de inconstitucionalidad sobre su plan de vigilancia orweliano

Foto
Imagen del pasado 1º de agosto de un individuo buscando en Internet noticias del ex contratista estadunidense de la NSA Edward Snowden, en MoscúFoto Xinhua
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 18 de diciembre de 2013, p. 34

Nueva York, 17 de diciembre.

La agencia de inteligencia más poderosa de Estados Unidos continuó bajo sitio hoy cuando ejecutivos de las principales empresas de tecnología cibernética del país insistieron en la necesidad de una amplia reforma de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en una reunión con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, un día después de que un juez federal declaró que algunos de los programas de espionaje masivo son inconstitucionales.

Aunque la Casa Blanca invitó a los altos ejecutivos de 15 de las empresas más importantes de tecnología cibernética, que públicamente caracterizó como una reunión sobre diversos temas con un enfoque en la manera de mejorar el problemático sitio de Internet de la reforma de salud federal, los ejecutivos obligaron a Obama a centrar la discusión sobre la NSA.

Después del encuentro de dos horas y media, las empresas emitieron un comunicado conjunto en el que afirmaron: apreciamos la oportunidad de compartir directamente con el presidente nuestros principios sobre vigilancia gubernamental que difundimos la semana pasada y lo instamos a proceder agresivamente sobre la reforma. No mencionaron ningún otro tema.

Los principios de reforma fueron formulados y difundidos públicamente el 9 de diciembre, en una iniciativa sin precedente, por ocho de las empresas de tecnología y comunicación cibernética más importantes del mundo. Llamaron a la suspensión de programas de recaudación masiva de registros de llamadas y otras comunicaciones por la NSA, y a impulsar una serie de reformas para limitar los alcances de los programas de espionaje electrónico masivo y mayor transparencia a nivel mundial. Argumentaron que los programas habían minado la confianza de los usuarios del Internet, o sea, los clientes de estas empresas, como reportó La Jornada.

Entre los que se reunieron hoy con Obama estaban Tim Cook, ejecutivo en jefe de Apple; Marissa Mayer, ejecutiva en jefe de Yahoo; Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google, y el ejecutivo en jefe de ATT, junto con los de Twitter, Microsoft, Facebook, Netflix y Comcast.

Para Obama, este sector estadunidense no sólo es importante por su masiva presencia económica a escala mundial, sino por su creciente peso político en Washington. Más aún, tanto ejecutivos como empleados de este sector fueron los donantes más generosos a las campañas electorales de Obama y el Partido Demócrata, y mucho más íntimos de este presidente que los de otros sectores empresariales.

La Casa Blanca emitió una declaración al concluir la reunión en la cual afirmó que Obama dejó clara su creencia en un Internet abierto, libre e innovador y escuchó las preocupaciones y recomendaciones del grupo, a quienes aseguró que éstas serán consideradas.

Pero la reunión es uno de cada vez más numerosos frentes de la batalla que enfrenta el gobierno de Obama sobre el espionaje masivo, tanto dentro como fuera de Estados Unidos.

La reunión con los ejecutivos de Internet se celebró un día después de que por primera vez un juez determinó que algunos de los programas de espionaje masivo, los cuales calificó de orwelianos, podrían ser inconstitucionales.

El fallo del juez Richard Leon fue el golpe legal más severo a la NSA desde las revelaciones de los programas de espionaje masivo con base en las filtraciones de Edward Snowden que se empezaron a publicar en varios medios, empezando en junio.

El juez escribió: no me puedo imaginar una invasión más indiscriminada y arbitraria de datos personales sobre virtualmente cada ciudadano sin previa aprobación judicial, en referencia al programa de obtención de metadatos de la NSA. El gobierno de Obama insiste en que el programa es legal y constitucional. Por lo tanto, esta disputa legal apenas empieza (la decisión del juez está congelada mientras es apelada por el gobierno).

A la vez, en el Congreso se impulsan diversas propuestas de reforma de las operaciones de la NSA, mientras ante el poder judicial también proceden otros casos legales impulsados por defensores de derechos ciudadanos, incluida la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Electronic Frontier Foundation y el Electronic Privacy Information Center, entre otras.

Por su parte, la NSA –las más secreta de las 16 agencias de inteligencia, por lo cual se apodaba, por sus siglas en inglés, No Such Agency (no existe tal agencia)– de pronto aparece en público con una obvia campaña de relaciones públicas para contrarrestar el impacto de las revelaciones a lo largo de los últimos seis meses y contar su lado de la historia. Entre otras cosas, la agencia permitió el ingreso a su casa matriz a reporteros del programa 60 Minutos para un segmento (muy favorable) transmitido el domingo pasado. Y algunos de sus altos oficiales están ofreciendo inusuales entrevistas para tratar de dar su versión de lo que hacen en nombre de la nación.

También, como parte del intento para responder a la creciente controversia detonada por las filtraciones de Snowden, Obama había nombrado un panel de expertos para evaluar lo que llama el equilibrio entre seguridad nacional y los derechos de privacidad, y el pasado viernes este grupo de trabajo entregó al presidente su informe con 40 recomendaciones. El documento no se ha hecho público, pero según fuentes citadas por medios aquí, no contempla ningún cambio de fondo.

A la vez, Snowden y sus aliados tampoco se quedan callados. Poco antes de la reunión de hoy en la Casa Blanca, el ex contratista de la NSA publicó una carta abierta al pueblo de Brasil publicada en el diario Folha de Sao Paulo en la cual declara su disposición a ayudar en los esfuerzos en ese país para transparentar los programas de espionaje de Estados Unidos. Agrega que desafortunadamente el gobierno estadunidense ha trabajado muy duro para limitar mi habilidad para hacerlo indicando que hasta que un país me otorgue asilo político permanente, el gobierno estadunidense continuará interfiriendo con la habilidad para expresarme.

Después de expresar su satisfacción con el fallo del juez ayer, ya que considera que eso confirmó la razón por la cual decidió filtrar los documentos secretos a los medios, Snowden señala en su carta de hoy: hace seis meses revelé que la NSA deseaba escuchar al mundo entero. Ahora, el mundo entero está escuchando de regreso, y expresándose también. Y a la NSA no le gusta lo que está escuchando.

Todo indica que esta controversia está lejos de ser resuelta.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks