Política
Ver día anteriorSábado 28 de diciembre de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Rabindranath Salazar estima que en la petrolera serán echados unos 100 mil empleados

Prevén senadores de PRD despidos masivos en CFE y Pemex por la reforma energética

Indican que los contratos colectivos de ambas empresas estarán también en vías de desaparecer

Andrea Becerril
 
Periódico La Jornada
Sábado 28 de diciembre de 2013, p. 5

Uno de los primeros efectos de la reforma energética recién promulgada será el despido de miles de trabajadores petroleros y electricistas, toda vez que las empresas extranjeras que se harán cargo de la explotación y refinación de hidrocarburos y de la generación de electricidad, o traerán su propio personal o dejarán en el desempleo al personal con mayor antigüedad, advirtieron senadores del Partido de la Revolución Democrática.

En entrevistas por separado, Luis Sánchez, Rabindranath Salazar y Fernando Mayans señalaron que la experiencia en otras privatizaciones demuestra que en cuanto se desincorporan empresas, sobrevienen las salidas masivas de personal y la pérdida de derechos para los que permanecen.

El senador Salazar resaltó que en el caso de Petróleos Mexicanos (Pemex) van a ser despedidos unos 100 mil, toda vez que la aún paraestatal dejará de realizar las actividades de refinación de crudo, todo lo referente a petroquímica y el almacenamiento y transporte de hidrocarburos y de gas.

Igualmente, el senador Sánchez advirtió que en unos dos años, plazo que se da en la reforma energética para la transformación de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que dejarán de ser entidades públicas para convertirse en empresas productivas del Estado, los contratos colectivos de petroleros y electricistas estarán también en vías de desaparecer.

Explicó que en los cambios de última hora que se hicieron al dictamen de la reforma energética –la madrugada del pasado día 11– se incluyeron modificaciones al artículo 25 constitucional que permitirán a la Secretaría de Energía fijar hasta las remuneraciones del personal de Pemex y la CFE.

Por separado, el senador Mayans recordó que en uno de los foros de consulta que se efectuaron en el Senado, antes de la discusión de la reforma, el dirigente de la Asociación de Mexicana de Empresarios Gasolineros, Pablo González Córdova, advirtió que la entrada de gasolinerías privadas al país provocará en automático el despido de todos los trabajadores que ahora laboran en ese sector, ya a que el servicio que ofrecen las empresas extranjeras es automatizado.

Foto
Trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad, laboran en la colonia Año de Juárez, delegación Iztapalapa, resguardados por policías federales, el 10 de enero pasadoFoto Alfredo Domínguez

Chevron, Shell, Exxon y otras trasnacionales que vendrán a operar las gasolinerías, ya no necesitarán de empleados, ya que el propio cliente se surte del combustible.

El senador Sánchez comentó que el artículo segundo transitorio de la reforma energética establece que se respetarán los derechos laborales de los trabajadores, pero como lo dijo durante la discusión del dictamen Alejandro Encinas, seguramente se refieren al derecho a la liquidación.

Es obvio, agregó, que las trasnacionales que se harán cargo de la explotación del petróleo, no van a recontratar a toda la plantilla de Pemex, ni a respetar el contrato colectivo de los petroleros, ni su sindicato.

En el caso de la CFE –agregó– la situación es aún peor, porque le retiran la actividad de producción y transformación de la energía eléctrica y le dejan sólo algunas actividades de conducción y comercialización, aunque estas últimas también podrán ser puestas a disposición de las empresas extranjeras.

Hizo notar que se acabó con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y su contrato colectivo para dar gusto a las empresas extranjeras que ya generan parte de la electricidad, y lo mismo sucederá al otro sindicato, el Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (Suterm), titular del contrato colectivo entre la CFE y sus empleados.

Añadir un comentario