Capital
Ver día anteriorDomingo 30 de marzo de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Acusan vecinos de Valle Escondido, en Tlalpan, que pretende edificar 500 departamentos

Construye Invi mega conjunto de viviendas sin estudios de impacto

El proyecto duplicará el número de casas, lo que colapsará la zona, afirman los colonos

Lo levantan en un callejón, que es la única salida a Periférico para 9 colonias y carece de drenaje

Foto
Imagen del predio de la colonia Valle Escondido, donde el Invi pretende construir 500 viviendas. La entrada es por la calle de Rubí, que en realidad es un callejón, según los vecinos inconformes con la obraFoto José Antonio López
Rocío González Alvarado
 
Periódico La Jornada
Domingo 30 de marzo de 2014, p. 30

Sin contar con los estudios de impacto urbano-ambiental, el Instituto de Vivienda (Invi) del Distrito Federal comenzó a construir un mega conjunto habitacional de cinco niveles para albergar poco más de 500 departamentos, en la colonia Valle Escondido, en la delegación Tlalpan, para beneficiar a grupos afines a la corriente de Izquierda Democrática Nacional (IDN) del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Así lo denunciaron los colonos, pertenecientes al movimiento ciudadano Vecino a vecino en contra de la obra, quienes detallaron que el desarrollo inmobiliario prácticamente duplicará el número de viviendas en la colonia, la cual cuenta con 947 casas habitadas, y terminará por colapsar la zona.

Esta colonia, enclavada a un costado del pueblo de Tepepan, se caracteriza por sus estrechas calles y la falta de infraestructura vial e hidráulica. El acceso al predio marcado con el número 38, donde se construyen las nuevas viviendas, es por la calle de Rubí, que mide cuatro metros de ancho sin contar banquetas.

Este callejón desemboca en la calle La Joya, donde converge la única salida hacia Periférico para nueve colonias, ubicadas en la parte alta, entre ellas, Santa María Tepepan, Fuentes de Tepepan y Ampliación Tepepan, entre otras, refirieron los vecinos, quienes han comenzado a colocar mantas y carteles en las fachadas de sus casas en rechazo a este proyecto.

Por las mañanas y las tardes recorrer en vehículo cinco cuadras te lleva una hora, lo que hace a estas calles intransitables, precisó una de las vecinas.

La falta de infraestructura hidráulica es otro de los problemas que enfrentan los moradores de esta colonia. No hay drenaje y para abastecerse de agua la propia comunidad se ha organizado para habilitar una red con mangueras. Aún así el servicio es por tandeo.

A pesar de esta situación, el Invi decidió iniciar la mega construcción, pero en etapas y por módulos de 48 viviendas, para evadir así la norma que lo obliga a contar con los estudios de factibilidad de servicios, cuando se trata de obras de gran magnitud, como el de agua y vialidad, que deben ser expedidos por las dependencias capitalinas.

A esta anomalía se suma el hecho de que el predio en cuestión fue un área arbolada, que anteriormente era utilizada como criadero de gallos de pelea, donde a decir de los colonos había fauna y flora endémica.

“Arrasaron con todos los árboles, había una parvada de loros que se llevaron y a los cacomixtles –animales parecidos a los mapaches con colas anilladas y antifaz– los mataron a pedradas”, refirieron. A pesar de las denuncias, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) ha brillado por su ausencia.

El uso de suelo aplicable en este predio es habitacional con tres niveles y un máximo de 47 viviendas, pero los desarrolladores se valieron de la norma 26 para ampliar los pisos y el número de departamentos.

En una manta colocada en la obra se detalla que este desarrollo inmobiliario será destinado a las organizaciones Movimiento Nacional por la Esperanza y el Bloque Urbano Popular, ligadas a la corriente IDN del PRD, según información obtenida por los vecinos.