Política
Ver día anteriorJueves 24 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El saldo es de un billón 347 mil millones de pesos, casi 6.95% del PIB

Plantea el PRI trocar en deuda pública pasivo laboral de Pemex

Hacienda presentará la propuesta en el paquete fiscal 2015

Se busca que la reforma energética no afecte conquistas laborales, sostiene dirigente del sindicato petrolero

Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Jueves 24 de julio de 2014, p. 3

El PRI en la Cámara de Diputados informó que, en acuerdo con el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), la Secretaría de Hacienda propondrá que el gobierno federal asuma como deuda pública el pasivo laboral de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyo saldo es de un billón 347 mil millones de pesos, equivalentes a 6.95 por ciento del PIB, lo que incrementará la deuda nacional, actualmente superior a 4 billones de pesos, casi 30 por ciento.

El anuncio fue hecho por la diputada Irazema González Martínez –quien fue secretaria de medio ambiente en el estado de México en el gobierno de Enrique Peña Nieto y coordinadora de la campaña de Eruviel Ávila–, después de que el tesorero del sindicato y diputado del PRI, Ricardo Aldana Prieto, aseguró que la dirigencia pediría a la Presidencia de la República absorber el pasivo laboral para que la reforma energética no afecte las conquistas laborales de los sindicalizados.

González Martínez dijo que la Secretaría de Hacienda hará la propuesta respectiva cuando presente a la Cámara de Diputados, el 8 de septiembre, la iniciativa de ley de ingresos y el proyecto de presupuesto de egresos de la Federaczión 2015.

Pemex cuenta con 150 mil 697 trabajadores activos –de los cuales 71.4 por ciento son sindicalizados– y 88 mil 807 jubilados. Estos últimos reciben su pensión, en promedio, 21.6 años después de su retiro.

Aldana Prieto incluso dejó entrever que se planteará que también se asuma el pasivo laboral de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que es de casi 500 mil millones de pesos: Es claro que debemos asegurar que los sistemas pensionarios en ambas empresas sean plenamente sostenibles. De forma complementaria se requiere que el gobierno federal asuma parte del pasivo laboral para dejarlas en condiciones de competitividad.

Una vez asumido como deuda, y saneada esa carga, Pemex utilizará sus ingresos propios excedentes para hacer frente a las obligaciones del pasivo laboral con sus trabajadores, como PRI y PAN acordaron en la aprobación de la minuta de la ley de Petróleos Mexicanos, a la que le hicieron una adenda expresa.

También se prevé la misma condición en otro agregado que ambos partidos incluyeron como parte del proyecto de dictamen de la ley de la CFE, que se discutirá hoy.

El pasivo laboral de Pemex, que forma parte del contrato colectivo de trabajo, se integra por las siguientes tres obligaciones de la paraestatal con los trabajadores:

Liquidación y prima por antigüedad de 15 años o más, por concepto de renuncias voluntarias.

Pensión, prima por antigüedad, apoyos para gas, gasolina, canasta básica y aguinaldo de 60 días, por concepto de jubilación por vejez o incapacidad.

Y pensión posmortem, así como una canasta básica gas, gasolina por muerte.

A estos conceptos se suman las siguientes prestaciones a jubilados: atención médica, bonificación por venta de productos y préstamos por el equivalente a 90 días de pensión.

Después del anuncio del PRI, durante la discusión de la minuta de la ley de Petróleos Mexicanos, que fue aprobada en lo general por 20 votos a favor y siete en contra, el vicecoordinador de PRD, Miguel Alonso Raya, cuestionó que el gobierno federal pretenda convertir en deuda pública una serie de prebendas que durante décadas el PRI ha concedido al sindicato petrolero y sanear financieramente a Pemex para que las empresas transnacionales no carguen con el pasivo laboral.

Estas son las consecuencias del régimen fiscal al que está sometido Pemex, a los descuidos y, sobre todo, a los apapachos reflejados en el contrato colectivo de trabajo y al tipo de relación perversa con la dirigencia sindical, que hoy lleva a que el PRI proponga incrementar de un sólo golpe entre 25 y 30 por ciento la deuda nacional.

Alonso Raya explicó que el pasivo laboral creció exponencialmente en el sexenio de Felipe Calderón, al pasar de 528 mil millones en 2007 a un billón 288 mil millones en 2012. En el primer año de Peña Nieto, dijo, aumentó a un billón 347 mil millones.

El diputado perredista presentó ayer una propuesta, que no fue atendida por la mayoría en la comisión, para que se busque un medio de financiamiento del pasivo, mediante una reforma al sistema de pensiones de los petroleros, que aplique a los trabajadores en activo, y para que a los de nuevo ingreso se les dé de alta en el régimen obligatorio de seguridad social.

Esto porque, explicó, Pemex opera un esquema de seguridad social independiente, que incluye servicio médico, sistema de retiro y prestaciones de vivienda.

Añadir un comentario