Política
Ver día anteriorMartes 9 de septiembre de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Mancera buscará el consenso de los partidos para que haya una iniciativa única

El GDF entrega a la Cámara de Diputados la propuesta de aumento al salario mínimo

Hay trabajadores que aun con un empleo siguen siendo pobres, asegura Chertorivsky

Foto
El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, entrega en San Lázaro a los diputados Silvano Aureoles y Manlio Fabio Beltrones la propuesta de aumento al salario mínimoFoto Jesús Villaseca
Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Martes 9 de septiembre de 2014, p. 7

El Gobierno del Distrito Federal entregó ayer a la Cámara de Diputados su propuesta de aumento al salario mínimo, y el jefe de la administración local, Miguel Ángel Mancera Espinosa, anunció que buscará el consenso de los distintos grupos parlamentarios para presentar una iniciativa única que permita mejorar el poder adquisitivo familiar.

Mancera Espinosa resaltó que entre el proyecto del gobierno de la ciudad y otras fuerzas políticas existen coincidencias muy importantes, y se aprovechará ese escenario para avanzar un paso más en lo que planteamos como una ruta hacia la mejora del salario mínimo, que se ha planteado en 82.86 pesos en una primera etapa.

El funcionario fue recibido ayer por los presidentes de la mesa directiva y de la Junta de Coordinación Política, Silvano Aureoles Conejo (PRD) y Manlio Fabio Beltrones (PRI), así como el coordinador del PRD, Miguel Alonso Raya, e integrantes de otras bancadas y de la propia mesa.

En una breve participación, Aureoles Conejo resaltó que el principal problema de las familias es lo reducido de sus ingresos, sobre todo porque no alcanza para cubrir su alimentación básica.

De 1987 a 2014 el precio de la canasta básica aumentó en 4 mil 750 por ciento, y el salario mínimo se ha quedado en el rezago, pues sólo ha acumulado 940 por ciento, comparado con lo que significa el costo de los alimentos, mencionó.

A petición de Mancera, el secretario de Desarrollo Económico de la capital, Salomón Chertorivsky Woldenberg, explicó a los diputados que el salario mínimo en México encaja en lo que la teoría laboral define como working poor, es decir, trabajadores que aun con empleo siguen siendo pobres.

El salario mínimo en el mercado laboral es factor de la reproducción de la pobreza. Ese salario toca casi a 7 millones de mexicanos, de éstos 370 mil en el Distrito Federal, esto es, 13 por ciento de la población económicamente activa, detalló. La pérdida histórica de las remuneraciones es de 75 por ciento del poder adquisitivo, añadió.

Expuso que, según los cálculos del gobierno capitalino, es posible aumentar el salario “de manera moderada, con prudencia y monitoreando las demás variables para no provocar inflación ni desempleo, o que sea un factor de baja productividad” y que el impacto en los precios sería de entre 0.3 y 0.5 por ciento.

Mencionó que si bien se han recuperado los empleos perdidos por la crisis económica de 2009, en el sexenio de Felipe Calderón fueron de menor remuneración a ese episodio.

México, resaltó, es uno de los países de salarios más bajos del mundo, pero ahora existen condiciones para iniciar proceso de recuperación.

El gobierno, agregó, ha propuesto 82.86 pesos en su primer escalón, porque primero se quiere alcanzar la línea mínima de bienestar, para que un trabajador pueda adquirir una canasta alimentaria mínima para él y un dependiente.

Expuso que el salario mínimo en el país se ha convertido en una unidad de cuenta en leyes y ordenamientos, en herramienta de control de inflación y, desde hace 27 años, para calcular la propia inflación.