Política
Ver día anteriorDomingo 18 de octubre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Adán Xicale, preso por oponerse a proyecto turístico en las ruinas

No huí porque quienes defendemos Cholula no somos delincuentes
Foto
El Tlachihualtépetl o cerro hecho a mano alberga en la cúspide el santuario de la Virgen de los Remedios y en su base varias pirámides superpuestasFoto José Castañares / La Jornada de Oriente
Blanche Petrich
Enviada
Periódico La Jornada
Domingo 18 de octubre de 2015, p. 5

Cholula, Pue.

Horas antes del amanecer del 7 de octubre de 2014, policías municipales y federales atacaron el plantón de ciudadanos que acampaba frente al palacio del ayuntamiento de San Andrés Cholula. En ese momento Adán Xicale Huitle tomó una decisión que hasta la fecha le reprocha su esposa.

Me sigue reclamando: ¿por qué no te escapaste? Sabía que venían por mí. Pero no podía huir. En la oscuridad vi que los agentes iban muy violentos, lanzando toletazos y avanzando hacia donde dormían las mujeres y niños del plantón. Me interpuse. Paul Xicale Coyópol, su hijo, como siempre, se mantuvo a su lado, intentando protegerlo. Adán es asesor y vocero del movimiento Cholula Viva y Digna, que se opone al proyecto turístico que el gobierno del estado pretende construir sobre los vestigios arqueológicos del sitio. El plantón pacífico pretendía presionar al alcalde Leoncio Paisano, panista, para que los recibiera en reunión de cabildo y escuchara las razones de su resistencia.

A los dos Xicale, padre e hijo, los detuvieron, los aventaron como bultos a la parte trasera de una pick up, junto con dos opositores más, los hermanos Primo y Albino Tlachi.

Se ha cumplido un año y días desde que Adán Xicale y Paul están presos en el hacinado penal de San Andrés, donde 15 reos comparten una celda para cuatro personas. Los hermanos Tlachi fueron liberados hace meses, a condición de que dejaran de participar en la resistencia contra el proyecto intermunicipal que pasa sobre sus ejidos y extiende un andador turístico que se concesionará a comercios privados sobre las laderas del Tlachihualtépetl, el cerro hecho a mano, en cuyas entrañas se encuentran diversas pirámides superpuestas.

De estas edificaciones se conocen tres, pero según los estudios más recientes (publicados en la revista Arqueología Mexicana por la arqueóloga Gabriela Uruñuela y la antropóloga Patricia Pluncket) son ocho etapas constructivas aún sin explorar de asentamientos de las culturas tolteca y chichimeca que se remontan hasta el periodo preclásico (300 a 200 años aC).

La nuestra es una causa justa

Entrevistado en el penal, Adán Xicale, asesor de movimientos campesinos, con estudios inconclusos de la carrera de derecho, explica: No huí porque tenía que dar la cara, demostrar que quienes defendemos Cholula no somos delincuentes, que la nuestra es una causa justa. Si esa noche hubiera huido, sería como aceptar que lo que estamos haciendo es ilegal.

El alcalde de San Andrés los acusa de motín en agravio de la seguridad del Estado, despojo y daño en propiedad ajena (aunque el plantón nunca ingresó al inmueble y permaneció en la calle todo el tiempo), ataques a las vías de comunicación y privación de la libertad contra cinco funcionarios de la municipalidad, que momentáneamente no pudieron salir del palacio.

Quienes firman como agraviados son los colaboradores más cercanos del edil: el consejero jurídico del ayuntamiento, Óscar Palacios, y el secretario del mismo, Salvador Saldívar; el secretario de seguridad pública municipal, quien dirigió el operativo, Luis Fernando Guerrero; el representante del gobierno estatal, Enrique Nacer, y cuatro policías que participaron en el desalojo. Ellos declararon haber sido atacados por los procesados.

¿Qué quiere que haga? Yo recibo instrucciones

Los Xicale han ganado dos amparos. Finalmente, el primer tribunal colegiado en materia penal dejó insubsistente el auto de formal prisión contra padre e hijo. Minutos antes de que se emitiera su orden de liberación, el juzgado local dio entrada a otra acusación por despojo en modalidad de perturbación de posesión. Dado que por ese delito podían alcanzar la libertad bajo caución, para mantenerlos recluidos el mismo juez los declaró un peligro para la sociedad, por lo que su excarcelación fue cancelada.

Josúe Xicale, el otro hijo de Adán y abogado defensor de la causa, le reclamó al juez Alejandro León Flores. ¿Y qué quiere que haga? Yo recibo instrucciones, le respondió el togado.

Más claro no puede ser, expresa Adán Xicale, estamos aquí por voluntad del gobernador Rafael Moreno Valle. Y aquí nos va a mantener de rehenes, mientras siga el movimiento de resistencia contra su plan de privatizar como parque temático nuestro patrimonio cultural.

Además de estos dos presos, en la misma causa están pendientes órdenes de aprehensión contra otros 10 cholultecas. Como ninguno ha huido y todos siguen viviendo y laborando en Cholula, las órdenes penden sobre ellos como espadas. El pasado 6 de octubre la espada cayó sobre Teódulo Cuaya Teutle, quien fue detenido e ingresado al penal. Fue liberado al día siguiente.

A los Xicale nunca les faltan visitas en el penal. No sólo de su familia, sino de ciudadanos comunes que también se oponen al proyecto del gobernador. Pese a la persecución, la organización Ciudadanos Unidos por Cholula Viva y Digna no se ha desmovilizado.

Desde Quetzalcóatl hasta la Virgen de Los Remedios

El actual proyecto está sobre el escritorio de Rafael Moreno Valle desde 2002, cuando Melquíades Morales era gobernador y el actual mandatario, su secretario de Finanzas. Contrataron a un arquitecto de la llamada escuela lejanista –que se define como expresión surrealista de culturas lejanas y se especializa en hoteles exóticos, nada que ver con arqueología o culturas prehispánicas mesoamericanas–, José Luis Ezquerra. El actual proyecto es prácticamente el mismo.

Desde mayo del año pasado circulaba entre la población el rumor de una probable expropiación de terrenos en los linderos del cerro Tlachihualtépetl, que en tiempos antiguos fue morada de Quetzalcóatl y fue y es centro de peregrinaciones procedentes de los cuatro puntos cardinales. La expropiación afecta a San Andrés y a San Pedro Cholula.

Aún sin permiso explícito del Instituto Nacional de Antropología e Historia, pero sí ante su pasividad, empezaron las obras. Las palas mecánicas empezaron a remover la tierra que cubre el cerro formado por pirámides superpuestas, sacando a la superficie miles de fragmentos de cerámica, piezas de obsidiana y partes de entierros antiguos.

Finalmente, el 26 de agosto la población se enteró de que la expropiación se había consumado. Esa noche los jóvenes de las organizaciones que se formaron al calor de la defensa del patrimonio histórico subieron a la torre de la iglesia y tocaron las campanas.

Andrés Cuautle, estudiante, fue uno de los campaneros: Que yo recuerde, nunca se había usado el replicar de las campanas para convocar a la gente. No sabíamos si la gente iba a acudir o no. Y acudió. Xóchitl Formacio, otra joven cholulteca, agrega: Yo nunca me había movilizado por nada. Pero cuando supe lo que pasaba, no lo dudé.

Adán Xicale se destacó como vocero y asesor del movimiento. Se presentaron 33 amparos colectivos, suscritos por más de 900 personas, aunque los juzgados desecharon muchos, alegando que carecen de interés por no ser propietarios del área afectada.

Lo cierto es que el proyecto de Moreno Valle ha despertado a la comunidad; nos despertó la conciencia de ser de donde somos, dice Xóchitl.

En la cárcel de Cholula nos despedimos de Paul Xicale, joven de 25 años que ha dejado en suspenso sus estudios de ingeniería mecánica, y de su papá. Paradojas de la vida: cuando Adán tenía 23 años, en 1982, cayó preso junto con su padre durante las luchas populares en defensa del agua. Ahora le toca estar preso con su hijo. Una lucha distinta, un mismo espíritu de resistencia.