Política
Ver día anteriorJueves 14 de enero de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Niega que militares permitieran el paso a un hijo de Guzmán Loera

Sería imperdonable otra fuga, afirma Osorio Chong

Se trabaja para desarticular el sistema logístico y financiero del cártel de Sinaloa, dice

Fabiola Martínez e Israel Dávila
Reportera y corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 14 de enero de 2016, p. 3

Toluca, Méx.

El titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, negó que militares hayan permitido el paso del convoy donde viajaba, entre otros, Alfredo Guzmán, hijo del entonces prófugo de la justicia Joaquín El Chapo Guzmán Loera. Aseveró que han subsanado errores del pasado, por lo que “nunca más (el líder del cártel de Sinaloa) habrá de fugarse de un centro penitenciario”. Por supuesto, expresó, sería imperdonable una nueva fuga.

Ayer Osorio Chong concedió varias entrevistas para la radio y habló del caso al término de una reunión con gobernadores.

Rechazó que personal de las fuerzas armadas haya incumplido su responsabilidad de vigilancia en la zona donde ya se tenía ubicado al narcotraficante.

El actor estadunidense Sean Penn viajó en octubre a un punto de territorio nacional, cercano al Triángulo dorado, para reunirse con El Chapo, gracias a las gestiones de la actriz mexicana Kate del Castillo.

Antes de llegar a su destino, según el relato de Penn, el vehículo que los transportaba topó con un retén militar. Dos soldados armados se acercan a nuestro vehículo, Alfredo baja la ventanilla, los soldados se alejan avergonzados y nos dejan pasar. La corrupción de toda una institución, describió el actor en un texto difundido por la revista Rolling Stone.

Consultado al respecto, Osorio Chong respondió: negamos totalmente el tema del retén de que se ha hablado, que habló de que permitió el paso de este delincuente; todo lo contrario, todas las instituciones estaban trabajando al respecto.

Dijo que no se ha confirmado el lugar exacto donde se llevó a cabo la reunión de El Chapo con Penn y Del Castillo, la cual, de acuerdo con la publicación Ríodoce, se habría realizado en una reserva ecológica de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Durante todo el miércoles, el funcionario federal hizo referencias al caso del líder del cártel de Sinaloa. Destacó que el gobierno mexicano está dedicado, luego de la recaptura, a desarticular el sistema logístico y financiero del cártel, al tiempo que corren los procesos legales tanto en el país como en Estados Unidos, que solicitó la extradición de Guzmán Loera, cuyo numeroso grupo de abogados (antes de la fuga eran 13 litigantes) tramita amparos para evitar su entrega a Washington.

Osorio Chong señaló que están abocados a cumplir las normas del caso con la finalidad de no lastimar el debido proceso y abrir alguna rendija que afecte la sentencia del sinaloense.

El capo está de nueva cuenta en el penal federal del Altiplano.

El secretario de Gobernación explicó que el túnel por donde se evadió el narcotraficante persiste, porque el juez de la causa continúa en el proceso de análisis; al término de ese trabajo, explicó, se procederá a la clausura del túnel y la celda será nuevamente utilizada.

El éxito, fruto de un largo proceso de investigación

En el recuento presentado ante los medios de comunicación, Osorio Chong aseveró que la ciudadanía puede tener la seguridad de que nunca más se fugará el sinaloense. Aclaró que sería muy grave adjudicarse la recaptura como asunto personal, porque el éxito de la operación corresponde a un largo proceso de investigación en el que confluyeron diversas instituciones al dar pasos paulatinos y concretos.

Dijo que el factor de la actriz fue una pista más de las que siguieron los sistemas de inteligencia, por lo que su interacción con el delincuente será analizada por la Procuraduría General de la República.

No obstante, aceptó que la captura le provocó alegría, en su calidad de secretario de Gobernación, al consolidar el esfuerzo de búsqueda realizado durante varios meses.

Indicó Osorio que el pasado viernes, cuando informó al presidente Peña Nieto que El Chapo había sido capturado, fue uno de los días más felices de su vida.