Economía
Ver día anteriorMiércoles 20 de enero de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Unos 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan: Banco Mundial

Agravan crimen y violencia caso de ninis en AL; un tercio son mexicanos

La persistencia del fenómeno contribuye a la transmisión intergeneracional de la desigualdad

Estudios relacionan el aumento de este problema con el incremento de homicidios en México

Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Miércoles 20 de enero de 2016, p. 21

La violencia y la presencia del crimen organizado agravan el problema social que representa para México la alta proporción, que supera el promedio de América Latina, de jóvenes que no estudian ni trabajan, consideró el Banco Mundial.

Al menos 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años ni estudian ni trabajan en América Latina, aseguró el Banco Mundial. Una tercera parte, alrededor de 7 millones, son mexicanos, de acuerdo con un cálculo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), publicado el año pasado.

El grupo de países integrado por Colombia, México y América Central, donde la proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan está por encima del promedio regional, presenta un problema que se agrava por la presencia generalizada del crimen organizado.

En estos entornos, el problema de los ninis puede estar vinculado al crimen y la violencia, lo que aumenta los riesgos para los jóvenes y la sociedad, consideró el organismo en el estudio Ninis en América Latina. 20 millones de jóvenes en busca de oportunidades, publicado este martes.

El estudio define a los ninis como individuos entre los 15 y 24 años que no están matriculados en la educación formal (pública o privada) ni trabajan en el momento de ser encuestados.

Uno de cada cinco jóvenes del continente, esto es, más de 20 millones de personas entre 15 y 24 años de edad, no estudia ni trabaja. “El problema de los ninis ha demostrado ser muy persistente. A pesar del buen desempeño económico de la región durante la primera década del siglo, con altas tasas de crecimiento y una reducción significativa de la pobreza y la desigualdad”, el número total de ninis aumentó en 2 millones, añadió.

La persistencia de un grupo relevante de población que no tiene acceso al trabajo ni al estudio contribuye a la transmisión intergeneracional de la desigualdad, sostuvo el informe. Casi seis de cada diez ninis de la región proviene de hogares pobres o vulnerables, localizados en 40 por ciento de los hogares de menor ingreso. Estar en esa condición por un plazo largo tiende a perpetuar la transmisión de la disparidad de género y de ingresos de una generación a la siguiente, añade.

Refirió que “en Colombia, México y América Central, donde la proporción de ninis está por encima del promedio regional, el problema se agrava por la presencia generalizada del crimen organizado. En estos entornos, el problema de los ninis puede estar vinculado al crimen y a la violencia, lo que aumenta los riesgos para los jóvenes y la sociedad”, estableció.

El “fenómeno nini” también plantea desafíos a la sociedad a corto plazo, potencialmente contribuyendo a la delincuencia, las adicciones y la desintegración social, entre otros riesgos, mencionó. La desigualdad en la distribución del ingreso en América Latina, el desarrollo institucional débil y la fuerte presencia del crimen organizado alimentan este patrón, abundó el estudio.

En el documento se citan estudios que apuntan a que un incremento en el número de jóvenes que no estudian ni trabajan está relacionado con alzas en el número de homicidios en México, en particular en la frontera norte.

“Estos resultados sugieren que la relación entre los ninis y la violencia en México se deriva de una combinación de tres factores: un incremento en la proporción de ninis hombres, la falta de oportunidades laborales para los jóvenes y un incremento en el mercado ilegal que hizo que el crimen organizado demandara más trabajadores. Si los resultados para México pueden extrapolarse a otros países de la región, la existencia de ninis (hombres) también podría estar correlacionada con la violencia en países centroamericanos como Honduras, Guatemala, Panamá y El Salvador”.

Nuevo recorte del FMI a la previsión del PIB de México

Por tercera ocasión en seis meses, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo la previsión de crecimiento de la economía mexicana en 2016. Se trata de un ajuste provocado por un descenso en las expectativas sobre el desempeño este año de los países emergentes y en desarrollo, en particular Brasil, para el que anticipa una recesión más profunda de lo previsto. Las perspectivas para la economía mundial, consideró el organismo, se empañan.

La economía mexicana crecerá este año 2.6 por ciento, según el FMI. Es una tasa menor en 0.2 puntos porcentuales a la prevista apenas en octubre pasado, cuando publicó su anterior Panorama de la economía mundial (WEO, por sus siglas en inglés).