Mundo
Ver día anteriorJueves 9 de junio de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Marchan contra los despidos, el ajuste salarial y en defensa de la libertad de expresión

Miles de periodistas protestan en Buenos Aires
Foto
Aspecto de la movilización de federaciones y sindicatos de periodistas ayer, en Buenos AiresFoto Afp
Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 9 de junio de 2016, p. 22

Buenos Aires.

En una movilización considerada histórica en Argentina, miles de periodistas de federaciones y sindicatos del gremio marcharon este miércoles desde el tradicional obelisco hasta el Ministerio de Trabajo contra los despidos, el ajuste salarial, la precarización laboral, el cierre de publicaciones y programas, en defensa de la libertad de expresión, contra la persecución sindical y otras reivindicaciones.

Este martes se celebró el día del periodista, que conmemora la fundación del primer periódico en Buenos Aires, La Gazeta, por Mariano Moreno, en junio de 1810.

La marcha de los trabajadores de prensa hoy (martes) se enmarca en un año que no ha sido positivo para la libertad de expresión y la pluralidad de voces en el país. A tan sólo 12 días de haber comenzado su mandato, el presidente Mauricio Macri anuló por decreto la Ley se Servicios de Comunicación Audiovisual que se oponía a la concentración mediática y promovía los medios de comunicación cooperativos y federales, señalan los gremios.

Añaden que seis meses después de esta abrupta decisión, aún no se conocen avances de una ley que pueda legislar el espectro mediático, lo que permite a las empresas tomar las decisiones que más convengan a sus propios intereses.

Otro de los graves problemas que enfrentan los trabajadores de prensa son los despidos y el cierre de medios de comunicación. De acuerdo a la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), dos mil 500 periodistas perdieron su trabajo en el último semestre con dos graves casos de empresarios que abandonaron a sus trabajadores, que no fueron defendidos por el Estado.

Se trata de Tiempo Argentino, cuyos trabajadores después de meses sin cobrar lograron formar con muchos sacrificios y solidaridad, una cooperativa que publica un semanario -por ahora- los domingos, mientras trata de mantener la información en forma permanente vía Internet, y de Radio América donde los periodistas no cobran desde hace seis meses y no hay respuesta estatal.

El gremio de prensa cerró la paritaria más baja, con 27 por ciento de aumento en tres cuotas, la última de ellas a ser cobrada en enero de 2017, precisan los dirigentes.

Durante la movilización llamaron a unirse para luchar por una comunicación democrática e inclusiva, expresaron preocupación por la evidente persecución política, en los despidos de importantes periodistas.

De la misma manera, hay sectores de prensa que denuncian el silenciamiento por parte de los medios masivos de comunicación como el Grupo Clarín, La Nación y otros, que no publican nada que pueda molestar al gobierno de Macri, acallando marchas, movilizaciones, protestas y noticias importantes, lo que se hace más evidente contrastando con la guerra mediática que desarrollaron contra el gobierno anterior.

Por otra parte, en un día de frío intenso, trabajadores de la empresa Cresta Roja, del Sindicato de la Carne se encadenaron delante del Ministerio de Economía, debido a que de tres mil trabajadores despedidos en diciembre pasado, sólo 678 fueron reincorporados con salarios bajísimos en un acuerdo de quienes están al frente ahora y un plan gubernamental.

Los trabajadores de Cresta Roja fueron los primeros en ser reprimidos por el gobierno de Macri a escasos días de asumir el ejecutivo, dejando varios heridos cuando bloqueaban una autopista. Esta represión provocó reacciones en todo el país.

Fue en la sede de la empresa Cresta Roja, que el pasado 20 de mayo, Macri anunció el veto de la ley de emergencia ocupacional sancionada por ambas cámaras legislativas, que prohibía los despidos por 180 días y pedía una doble indemnización, para contener a las patronales.

El escándalo en estas horas es que Macri puso como ejemplo de un arreglo político la reincorporación de algunos trabajadores en Cresta Roja, con salarios menores al mínimo, mientras las fuerzas de seguridad contenían afuera a los más de dos mil despedidos y sus familias.

Fue vergonzoso. Se obligó a los que estaban adentro a rodear a Macri para una puesta en escena, una mentira... ésta es la realidad, un salario miserable para los pocos que trabajan y el resto en la nada. Pedimos que no se les cobren las nuevas tarifas de luz, gas ya que nadie puede pagar, que se repartan bolsones de comida y que alguien nos reciba porque ya no tienen nuestra familias qué comer, y que nos reincorporen, exigen los trabajadores.

Siguen las protestas

El Movimiento Sindical Rosarino (MSR) realizó la noche del martes una marcha multitudinaria en Rosario, Santa Fe, una importante ciudad industrial, contra las políticas económicas del gobierno nacional. El MSR agrupa a 40 sindicatos muy importantes, como metalúrgicos, luz y fuerza, bancarios, judiciales, municipales y otros, por lo que sus dirigentes consideran un acontecimiento histórico esta gran unidad lograda en la movilización.

Acá se está gestando algo nuevo, no estamos para hacer una foto, estamos cansados de un modelo, el pueblo quiere un paro, dijo uno de los dirigentes, apoyados por el resto, que instan al paro general a las conducciones de las centrales obreras nacionales, como señala el diario Página 12 en su edición de Rosario.

Algunos hablaron del otro rosariazo comparando con las grandes movilizaciones contra la dictadura del general Juan Carlos Onganía (1966-1970) en esa ciudad, en momentos que se produjo uno de los hitos de las luchas obreras en el país, el Cordobazo.

Una verdadera multitud acompañó la marcha, en lo que algunos dirigentes llamaron un acto en defensa propia. “Venimos a decir basta a los tarifazos, a la precarización, a los despidos, a la represión, basta de seguir sumando argentinos a la pobreza, basta de soberbia”, sostuvo el secretario general de los trabajadores municipales. Se advirtió que las políticas del gobierno nacional no sólo han perjudicado a la producción nacional, si no que han beneficiado a los monopolios del mercado, mientras señalan que existe un clima de revanchismo y persecución.

También en el centro de Buenos Aires se vivió una nueva marcha de protesta la noche del martes, que movilizó a miles de vecinos de los clubes de barrios, instituciones históricas y otros organismos de beneficios sociales, que están a punto de cerrar impedidos de hacer frente a las insólitas tarifas de luz, gas y agua, que acaba de defender Macri, mientras la justicia avanza en los amparos, contra el llamado tarifazo dando la razón ahora a los habitantes del conurbano bonaerense