Opinión
Ver día anteriorMiércoles 25 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
El legado de Trump
Alejandro Nadal
E

l discurso de toma de posesión de Trump retomó el mensaje medular de toda su campaña. Hay muchas cosas que andan mal en Estados Unidos, comenzando con la corrupción de los políticos en Washington. Es el mismo mensaje que fue retomado por los millones que votaron por él y que han padecido el deterioro de su nivel de vida en los pasados 20 años. Pero los nombramientos que hizo Trump para su gabinete muestran que no está preocupado por ese sufrimiento de millones de estadunidenses.

Y es que en la visión del nuevo ocupante de la Casa Blanca el trance por el que atraviesa la economía estadunidense es sólo una fase descendente de un ciclo de negocios. Con algunos remedios de política económica, la inyección de liquidez al sector financiero y algunos otros desplantes voluntaristas, Trump piensa que la economía podrá recuperarse. En los sueños del nuevo ocupante de la Casa Blanca el retorno al mítico sendero de crecimiento y prosperidad se hará realidad, tarde o temprano.

Esa perspectiva ignora lo que cada día es más evidente. La crisis que atraviesa la economía estadunidense se debe a factores endógenos, producto de las mismas contradicciones que conlleva el capitalismo global. No se trata de choques externos, ni del mal manejo de las finanzas públicas, o de un clima desfavorable que lleva consigo las semillas de su propia corrección y de la recuperación. Lo que ha provocado esta crisis que ya va para 10 años es un entramado de poderosas fuerzas intestinas que no se van a corregir con cosméticos o con remedios tradicionales de política económica.

En los próximos cuatro años la presidencia de Trump será incapaz de cambiar este estado de cosas. Por ejemplo, por más que se esfuerce, el nuevo presidente no podrá reducir el peso del endeudamiento que hoy ahoga a las familias en Estados Unidos. Las tasas de interés cercanas a cero que ha fijado la Reserva Federal buscan inducir el crédito, pero en el contexto de una economía que atraviesa una crisis deflacionaria eso es absurdo: es como si se buscara darle más drogas a un adicto que acaba de sufrir una crisis de sobredosis. ¿Será que Donald tiene una fórmula mágica para lograr este resultado? ¿Querrá aumentar los salarios y compensaciones de los trabajadores y empleados para reducir la desigualdad? Al contrario, todo indica que la disparidad entre los ingresos de los más ricos y los más pobres va a ir en aumento.

La reforma fiscal que propone llevar a cabo el nuevo presidente es furiosamente regresiva. En su proyecto la carga impositiva se distribuirá de manera más inequitativa, con un peso mayor sobre las capas medias y una fuerte reducción de gravámenes para los estratos más ricos. Nadie debe pensar que eso llevará a mayores inversiones y más empleos bien remunerados. La evidencia empírica muestra que la tasa de inversión en Estados Unidos ha sufrido una caída sostenida: como porcentaje del PIB, la inversión pasó de 7 a 3 por ciento entre 1965 y 2015 (datos del US Bureau of Economic Analysis).

Trump tampoco podrá regresar los empleos que desaparecieron en los pasados 20 años. Podrá hacer que algunas empresas revisen sus planes de inversión y en lugar de construir una planta en China o en México, permanezcan en Estados Unidos (como el ejemplo de Carrier). Pero de ahí a cambiar la dinámica de la reubicación de empresas en busca de menores costos salariales, eso ya es otro cantar. Además, no es del todo cierto que los empleos desaparecieron porque China se los robó (como advirtió Trump en su campaña). Las tendencias del cambio tecnológico no dejan lugar a dudas. Muchos estudios confirman que una parte muy importante de los empleos que Trump piensa fueron secuestrados por China se perdieron por la automatización y la robotización creciente. Hoy este proceso, que sigue afectando a las manufacturas, también amenaza una gran cantidad de empleos en el sector servicios.

La presidencia de Trump verá una re-edición de aquella economía que distribuye beneficios por goteo (trickle-down economics). Es el mismo esquema que impulsó Reagan hace más de 30 años y que sentó las bases del neoliberalismo. Es la combinación de políticas que puso la mesa para la crisis que estalló hace 10 años.

El gabinete de Trump es una mezcla de fundamentalistas de mercado, proteccionistas y halcones que creen que con una baladronada pueden cambiar al mundo. Su mezcla de política económica tendrá efectos negativos para los que votaron por él. Agravarán la desigualdad y no garantizarán la creación de empleos mejor remunerados. Para la masa de desafectados que votó por Trump el acceso al sistema de salud significará un desembolso mayor. Los servicios que proporcionará la infraestructura construida por el nuevo gobierno bajo sus esquemas de participación con el sector privado tendrá un costo. La decepción de estos votantes será monumental. Su ira será incontenible. Dentro de cuatro años, cuando se sientan traicionados, ¿a quién le van a echar la culpa?

Twitter: @anadaloficial